19 años del «mejor momento» de Cantona

via footballoffthepitch.com

Hoy es 25 de enero. Como cualquier otro día del año, hay personas que festejan su aniversario. En el mundo del fútbol, por ejemplo, cumplen años hoy Xavi Hernández, Manuel Pablo, Robinho o David Ginola. Pero el día de hoy también pasa a la historia por el hecho de que se celebra el aniversario de la famosa patada de kung fu de Eric Cantona a Matthew Simmons, un hooligan del Crystal Palace.

25 de enero de 1995. Selhurts Park. El Crystal Palace busca escapar de la zona de descenso, empatado a puntos con el Coventry, que marca el borde del abismo. Se enfrenta al Manchester United, segundo, a cinco puntos del líder Blackburn Rovers. Una empresa difícil para The Eagles, pero no imposible.

Se llega al descanso con el marcador inicial. Al poco de comenzar la segunda parte, Cantona es expulsado por un lance con Richard Shaw. Una pequeña tangana se crea mientras Eric se dirige hacia el banquillo. Entonces Matthew, que se sentaba varias fillas arriba, baja hasta la valla y al paso del galo le grita: “Vuélvete a Francia con tu puta madre, bastardo”. Sin previo aviso Cantona salta la barrera propinando una patada propia de kárate en el pecho al joven aficionado. Una imagen que quedará grabada para siempre en las mentes de los aficionados como una de las más extravagantes y surrealistas de la historia del balompié.

Esta acción pudo llevarle a prisión. Estuvo a punto de ingresar dos semanas en la cárcel, pero en el último momento la pena fue sustituida por 120 horas de servicios comunitarios y nueve meses de expulsión de la selección. Se sabe que la madre de Eric, preocupada por el posible hecho de que su hijo acabase entre rejas, habló con Guy Roux, entrenador del Auxerre y antiguo preparador de Cantona, para que hiciese todo lo posible para evitar el desenlace. Roux incluso habló con el por aquel entonces presidente de la República, François Mitterand, que se prestó a ayudar.

También hubo consecuencias para Simmons, que fue repudiado por parte de su familia, perdió su trabajo y sufrió acoso mediático -además de un buen golpe en las costillas-. Pese a esto, el galo nunca reconoció haberse equivocado: “Pido perdón a todos, al Manchester United, a mis compañeros de equipo, a los fans, a la Federación… y también quiero disculparme con la prostituta que compartió mi cama la tarde pasada”.

El díscolo delantero marsellés se retiraría (por segunda vez, tras un parón en 1991) dos años después del incidente, para comenzar una carrera como actor y jugador/entrenador de la selección gala de fútbol playa.

via footballoffthepitch.com
Momento de la patada

Cantona no ha dejado indiferente a nadie. Era el típico jugador que o es tu ídolo o lo odias. Rebelde hasta el final, como bien demuestra en una entrevista concedida después de su retirada:

-Eric, ¿cuál ha sido el mejor momento de tu carrera?

-Sinceramente, la patada a aquel hooligan. 

error: Content is protected !!