Buen partido, mal resultado. Turín dictará sentencia…

Segunda derrota consecutiva la cosechada ayer noche en Gerland por los pupilos de Rémi Garde. Segunda consecutiva, tras la del pasado domingo ante el eterno rival, y segunda en Europa tras sucumbir ante los checos del Viktoria Plzen.

Partido igualado en cuanto a las estadísticas, muy parejo todo, algo superiores los italianos quienes sin pisar el acelerador se llevan un resultado que les garantiza medio pase a semis. Cruel forma de acabar un encuentro para una escuadra lionesa que, hasta el minuto 85, tenia abierta la eliminatoria y que ya saboreaba el dulce sabor que te deja no encajar gol en casa con todo lo que esto conlleva.

UEFA Europa League

Resumiendo el groso del partido, Giovinco contra el mundo consigue forzar un córner de un balón que cubría dócilmente Bakari Koné, quién, una vez mas, no es capaz de despejar un esférico que se paseó ante su inoportuno y fallido despeje, balón a los pies de Bonucci y… fuerte y arriba, lejos del alcance de un Anthony Lopes que estaba cuajando un excelente encuentro, al igual que la pareja de centrales Umtiti y el mencionado Koné, todo sea dicho.

Pocas ocasiones, 3 por cada bando, solventados con seguridad por Lopes de una parte y desviados o cercanos al marco de Buffon por otro. Lanzamientos lejanos tanto de Gonalons como de Tevez y una falta peligrosa de Umtiti que rechazó el meta italiano son las únicas acciones reseñables de una primera parte en la que las pizarras predominaron en el juego. Partido poco vistoso para el espectador que espera un fútbol rápido, combinatorio y roto, pero magnifico y excelente para los que gustan de analizar, fútbol táctico 100%.

No cedieron ni Conte, ni Garde, pero una vez más, la Juve se lleva un encuentro por la mínima encomendándose a las jugadas a balón parado, a Pirlo y a la individualidad de sus futbolistas, hoy Giovinco.

Turín dictará sentencia, duro tramite el de les gones, quienes dos días más tardes se juegan el no descolgarse de la lucha por Europa frente al todopoderoso PSG – sin Ibra, por cierto -, eliminatoria cuesta arriba en un feudo italiano donde aun nadie ha visto sucumbir a los bianconeri en lo que va de temporada (tan solo ha perdido como local en agosto frente al LA Galaxy, y fue en EEUU).

Como ya sabemos, esto es fútbol, 11 contra 11. 90 minutos y un árbitro, a priori, imparcial. Variables que no controlamos y estados de ánimo que pueden marcar un encuentro, una eliminatoria y una temporada en minutos, la empresa está cuanto menos complicada, pero no imposible. Hay que disputar el encuentro.

La eliminatoria se decidirá en tierras italianas

La Juve jugará en casa, con una plantilla sobrada de veteranía y curtida en mil eurobatallas, en frente, una escuadra joven, muy verde y llena de ilusión por dar la campanada en Europa, ¿serán capaces les lions de dar la vuelta al marcador? Dentro de 7 días el desenlace.

About author

Roberto Fernández

Especialista en fútbol internacional, el fútbol francés lo sigo a fondo y cada día abro más mundo. Creador de @FT_Total

Related Articles

error: Content is protected !!