Cuando el sueño es más fuerte que la adversidad: Eric Abidal y Fabien Lemoine

vía eurosport.fr

Hoy en día, muchos empresarios ven en el fútbol otra oportunidad de hacer dinero. Equipos sin mucha tradición que se van a dormir humildes y se despiertan con varios ceros a la derecha en su cuenta bancaria y repletos de estrellas.

Detrás de estas noticias de lluvias de millones, el mundo del deporte nos cuenta también historias humanas y emotivas. Conocido por casi todos son los casos del polémico atleta sudafricano Oscar Pistorius, récord mundial de atletismo en varias categorías, que corre con prótesis fabricadas con fibra de carbono tras haberse sometido a una operación de amputación de piernas cuando contaba apenas con 365 días de vida; o el nadador grancanario Enhamed Enhamed, al que le daba miedo el agua hasta que con 8 años quedó ciego debido a un glaucoma, y utilizó la natación como método para ganar confianza en sí mismo. El resultado fueron tres participaciones en juegos paralímpicos entre las que destacó su actuación en Pekín 2008, ganando cuatro oros y estableciendo varios récords paralímpicos, europeos y mundiales.

En el fútbol francés tenemos la sonada historia del actual defensa del Mónaco Eric Abidal (Lyon, 11/09/79). Lateral o central zurdo, vive su segunda etapa en el equipo del principado. Fichado con 20 años del modesto equipo Lyon-Duchère, en la sexta categoría por aquel entonces, debutó en Ligue 1 la misma semana de su vigésimo primer cumpleaños. Apenas disputó una veintena de partidos en sus dos campañas en el Louis II, pero fueron suficientes para fichar por el Lille del entrenador que le hizo estrenarse en primera, Claude Puel. En el equipo del norte tuvo una mayor continuidad, disputando 60 encuentros en las dos temporadas que pasó allí antes de regresar a su ciudad natal, Lyon, de esta vuelta al equipo grande de la localidad, el Olympique Lyonnais.

vía melty.fr
Abidal en su primera etapa en el AS Mónaco

El año 2004 fue muy bueno para el defensor de ascendencia martiniquesa, ya que debutó con la selección en agosto frente a Bosnia, y en noviembre marcaría su primer gol como profesional, en la derrota por 3-2 precisamente contra su anterior conjunto, el Lille, en Copa de la Liga. Cabe destacar como curiosidad, que Eric, un defensa con poca tradición anotadora, ha marcado sus cuatro goles como profesional en competiciones del KO, tanto en Francia como en España, nunca en Liga. La siguiente temporada, la 05/06, no llegaría a los 20 partidos disputados debido a una lesión en un metatarsiano, pero jugando casi íntegramente la Copa del Mundo, donde Abidal marcaría un penalti en la tanda de la final que perdieron contra Italia.

Abidal ganaría tres títulos de Liga en sendas temporadas defendiendo los colores del OL, fichando el verano de 2007 por el F.C. Barcelona. Debuta con la camiseta del equipo catalán en partido oficial en el Sardinero en un empate sin goles. Brillando por su regularidad, Eric formaría parte activa de la temporada perfecta del Barça (08/09) conquistando todos los títulos en los que participaron. Su primer gol como blaugrana sería la noche de Reyes de 2011 frente al Athletic de Bilbao, que sirvió a la postre para la clasificación de su equipo a la siguiente ronda.

El 15 de marzo del mismo año, el Barcelona anuncia que Eric Abidal sufre un tumor en el hígado del que sería tratado quirúrgicamente. Apenas mes y medio después de la operación, Abidal pisaría de nuevo un terreno de juego, nada menos que en la vuelta de semifinales de Champions League, eliminando a su eterno rival, el Real Madrid. Sustituyó a Carles Puyol en el descuento, con una tremenda ovación de fondo. Abi fue manteado por sus compañeros una vez hubo terminado el partido. El propio Puyol, en un gesto honorable, le cedió el brazalete de capitán en los festejos por la consecución de la Liga de Campeones para que fuese él quien levantase la copa, tras vencer en Londres por 3-1 al Manchester United. Abidal ampliaría su contrato con el Barça en enero de 2012, días antes de anotar su segundo gol, (cuarto de su carrera) también en Copa del Rey, que suponía el 1-2 en el Santiago Bernabéu.

vía media4.fcbarcelona.com
Eric Abidal celebrando su gol en el clásico español

Pero no todo sería un camino de rosas. Justo un año después del primer comunicado, el 15 de marzo de 2012, el Barcelona revela que Eric tendrá que someterse a un transplante de hígado. Daniel Alves se mostró voluntario a donarle parte del suyo, pero al final el donante fue un primo del francés. No volvió a entrenar de nuevo hasta diciembre, ni a jugar de manera oficial hasta abril de 2013, previo partido amistoso representando al Barcelona B frente al equipo de la costa azul, el Istres.

Abidal regresa al equipo monegasco en julio de 2013, once años después de su última aparición. Una vez recuperado de su enfermedad, decide vender su colección de coches de lujo e invertir las ganancias en hospitales y colaboraciones con asociaciones para la investigación de enfermedades. Según su propio relato, el estar al borde de la retirada o de consecuencias incluso peores le hizo cambiar el chip: “A veces pensamos que hay cosas que nos resultan útiles para vivir, pero lo más importante es la familia. He aprendido a separar las cosas y por eso he vendido todos los coches”, revela Abidal, que incluso regaló su Rolex Daytona personalizado a un adolescente hospitalizado por un tumor cerebral.

Emotiva historia la de Eric Abidal, todo un ejemplo de constancia y empeño. El próximo futbolista también nos obsequia con un bonito relato de superación. Les presento a Fabien Lemoine.

Nació el 16 de marzo de 1987 en Fougères (Departamento de Ille-et-Vilaine, Región de Bretagne). Perteneciente a clubes de fútbol desde los 6 años, fue en el 2000 cuando ingresó en las categorías inferiores del Stade de Rennes, el equipo fuerte de la región. Con 17 años debuta en el equipo reserva, pero hasta los 19 (temporada 06/07) no juega con asiduidad. Esa campaña el SRFC se proclama campeón de los reservas, haciendo que Fab sea uno de los jugadores que pasen a categoría profesional la temporada siguiente, junto al delantero Lhadji Badiane (actualmente desenvolviéndose en Alemania). No debutaría hasta la vigésima jornada, jugando 77 minutos en la remontada 3-1 frente al OM. Acabaría la temporada con 18 partidos a sus espaldas (todos de inicio) y un gol, en la goleada 3-0 al Racing Strasbourg, un buen bagaje para un debutante. Mejores serían sus números la temporada siguiente, ya que jugó los 38 partidos de Liga, partiendo de inicio en todos excepto uno. 121 partidos y dos goles en 4 épocas, sus cifras como jugador rouge et noir, antes de fichar por el AS Saint-Étienne. En su primera temporada con el club verde, toma el timón de su centro del campo, jugando 27 partidos, sólo tres de ellos entrando como suplente. Su temporada 12/13 fue muy exitosa tanto a nivel personal como colectivo. Sólo se perdió tres partidos, dos por sanción, y se estrenó como goleador haciendo el tanto de la victoria en el enfrentamiento frente al Sochaux, con un tiro desde fuera del área desviado por un defensa; ganó la Copa de la Liga con un 1-0 en la final frente al club donde se formó, y consigue la clasificación para la Europa League siguiente. La actual temporada sigue la tónica de la anterior, por ahora sólo se ha perdido los partidos que ha estado sancionado. Metió su segundo gol con la camiseta verde estrenando el marcador en el debut del equipo frente a su público frente al EA Guingamp en la segunda jornada, en una buena jugada combinativa con Brandão. Resultado con el que se llegaría al final. Posee un compendio de alrededor de 87% de precisión de pase en sus años como stephanois, sobre 7 pases correctos de cada 8, una buena marca para un medio creador. Sin muchas florituras ni extravagancias, quizá le falte algo de gol, pero hace bien sus labores sobre el campo, bregador y con un gran sentido del pase al hueco, Lemoine es un jugador clave para sus equipos desde que se asentó en el SRFC durante la segunda parte del campeonato 07/08.

vía app para movil made in saint etienne
Lemoine y sus compañeros Brandão, Clerc y Hamouma, en la celebración del gol del primero frente al EAG

Hasta aquí nada parece fuera de lo normal en un joven jugador profesional. Pero Lemoine guarda una peculiaridad… ¡Sólo tiene un riñón!

En un ejemplo de superación y tesón, Fabien burló una prematura retirada para convertirse en un estupendo mediocentro del panorama futbolístico galo, internacional con la selección regional de Bretaña.

Todo comenzó el sábado 14 de agosto de 2010 cuando el Rennes visitó al Nancy, por el partido de la segunda jornada del campeonato liguero. Tras haber jugado el partido completo correspondiente a la jornada inaugural en casa frente al Lille, Lemoine se disponía a buscar la primera victoria de la temporada compartiendo centro del campo con Stéphane Dalmat, Yann M’Vila y Yacine Brahimi. Lemoine solamente duró un cuarto de hora sobre el terreno. Marama Vahiura, del Nancy, cuelga una falta que atrapa Douchez, sacando rápido en largo para un desmarcado Lemoine. En un intento de despejar el balón, el lateral zurdo Reynald Lemaître le propina un fortuito rodillazo en el costado al joven Fab. Es retirado inmediatamente en camilla. Las noticias que llegaron esa noche del hospital universitario de Nancy no fueron nada buenas: Lemoine tenía completamente reventado el riñón derecho. Partido en tres. Cinco días en observación con la esperanza de salvar el órgano afectado fueron en vano. Hubo que realizar una nefrectomía.

vía eurosport.fr
Feo momento: Lesión de Lemoine

Tras haber pensado en la retirada, Lemoine no lo dudó ni un momento y retomó el camino del entrenamiento a mediados de octubre. Poco a poco fue volviendo a coger forma física, reincorporándose al grupo a finales de noviembre, apenas tres meses después de someterse a la intervención. Un gran ejercicio de esfuerzo. Recibió la recompensa a esa perseverancia y ambición. El 18 de diciembre de 2010, vuelve a una convocatoria. Entra en la lista para el último partido en casa del año, frente al Valenciennes. Con el partido agonizando, en el descuento, el mánager Frédéric Antonetti decide darle entrada al campo en sustitución de la actual estrella del Granada Brahimi. Cayó el estadio. Gran ovación para su joven promesa. Pero no acabó ahí la cosa. Cuando todo parecía abocado a un triste empate sin goles, en el minuto 93, Lemoine la pone perfecta desde la esquina para un cabezazo del defensa Jean Armel Kana-Biyik que abre la lata en el último suspiro. El equipo se vuelca con Lemoine, felicitándolo por su magnífica asistencia. “Es uno de los días más felices de mi vida. No fue un momento muy largo, sin embargo fue realmente excitante. Es raro que jugar sólo dos minutos sea tan espléndido”, declaró Lemoine exultante de alegría.

vía 20minutes.fr
Razzagui y Montaño felicitan a Lemoine, tras dar una asistencia el partido de su vuelta

Hay quien dice que el destino está escrito. Si esta afirmación fuese verdadera, está claro que la casualidad no nos podía privar de estos geniales futbolistas. Abi y Fabuleux Fab demuestran que no importan los golpes que te de la vida, conseguirás tus metas si tienes sacrificio y dedicación. Lemoine y Abidal han conseguido las suyas, y los aficionados que disfrutamos con sus ejecuciones cada fin de semana les estamos muy agradecidos que no hayan tirado la toalla.

error: Content is protected !!