El arte del pase en Francia tiene nombre: James Rodríguez

Fotot via ASM.FR

El internacional colombiano del Mónaco es el mejor pasador de la Ligue 1. Y no es por casualidad. Tenemos al menos 45 millones de razones de amar a James Rodríguez. Pero un sólo motivo es suficiente: la calidad de sus pases. En la primera vuelta el colombiano lo ha demostrado.

James es verdaderamente un jugador decisivo y lo muestra cada día más. Al principio, en Mónaco, el jugador fue presentado como jugador de banda en el medio campo. Pero la realidad del terreno demostró una cosa diferente: James Rodríguez es un verdadero número 10 como suele existir en Sudamérica, un volante. El Bandido, como suelen llamarlo por su capacidad de volver locos a los defensas contrarios, podría ser el heredero de uno de los más grandes jugadores de la historia del fútbol colombiano, un tal Carlos Valderrama que también jugaba como número 10.

Lo que se destaca en James es su técnica, ya que parece tan fácil lo que hace y lo que demuestra. El Colombiano casi no pierde una pelota en los partidos. Qué inteligencia de juego.

El nuevo esquema táctico impuesto por Ranieri desde algunos partidos está hecho para él. En el famoso 4-3-1-2 el uno es James. En este sistema de juego a la vez tan raro y tan importante, el equipo se rinde al colombiano, a su calidad e inteligencia. El jugador dirige al 4-3-1-2 como un solista. Todo depende de él. Con su calidad de pase, su visión del juego y su corpulencia, James está viviendo sus mejores momentos desde su llegada a Mónaco. Con tan sólo 22 años, entiende el fútbol como nadie, como si llevase ya 15 años de carrera, quizás debido a una precocidad insolente.

Cuando tenía 15 años, firmó su primer contrato con el club que le formó : el Envigado. Su meta era clara, jugar al fútbol. Un año después, James ya había marcado 11 goles en 15 partidos de Segunda División colombiana y ganó la Liga. A pesar de su cara juvenil, ya tiene todo de grande. El Banfield argentino lo ficha y a los 17 años se convierte en el jugador extranjero más joven de la liga argentina en haber anotado un gol. Su llegada a Europa y al Oporto le permitirá convertirse en un verdadero hombre.

Si Claudio Ranieiri aseguraba a principios de temporada que terminaría la Liga con unos 10 goles, de momento sólo ha marcado tres con alguno de tiro libre. Lógico, ya que el colombiano no es un goleador, es un pasador. Mientras James Rodríguez mantenga ese nivel de juego, todo apunta a que Ranieri seguirá con el esquema que más ha beneficiado a James.

Fotot via ASM.FR
Fotot via ASM.FR

Con tan sólo 22 años, el colombiano ha mostrado su madurez dentro y fuera del terreno de juego. Está casado con Daniela Ospina, hermana del portero colombiano y jugador de Niza David Ospina. Tienen una pequeña hija. Una estabilidad en la vida que le permite concentrarse exclusivamente en su pasión : el fútbol. Y cuando no está en los terrenos de juego, James disfruta de su familia, de su mujer y de su hija, el nombre de la cual lleva tatuado en el brazo derecho, cerca de la muñeca.

Podría ser un amuleto de buena suerte para los clubes en los que ha jugado. Todos han ganado sus Ligas con el colombiano dentro de sus filas. Todos excepto el Mónaco, de momento. ¿Sus victorias ? Las dedica a Dios, a su país y a su familia.

Al final, los 45 millones de James Rodríguez se justifican. Pese a su corta edad, hoy es el cerebro del Mónaco y de la selección colombiana ganándose a pulso la titularidad en ambos equipos. El pueblo monegasco y la liga francesa ya lo han adoptado. Forma parte del equipo ideal de la primera vuelta de la Ligue 1.

error: Content is protected !!