¡Os esperaremos con Kalashnikovs!

Desafortunadamente, el partido de National Chambly-Marsella Consolat ofreció un lamentable espectáculo después del final del encuentro.


En el césped ya, el ambiente era tormentoso. Tras un gol de David Gigliotti en el primer período de juego y una tarjeta roja para ambos equipos, los locales consiguen remontar de manera bastante inesperada, anotando en el último minuto el gol de la victoria (2-1).
Sin embargo, esta increíble victoria no fue del agrado del Consolat. Varios incidentes estallaron al final del encuentro. La cosa empezó con una persecución entre jugadores en el campo, que fue interrumpida gracias a la intervención de la policía. Esto fue seguido por amenazas cuando los jugadores regresaban a los vestuarios. Incluso se oyeron amenazas por parte de un dirigente del Consolat: «Cuando volváis a nuestra casa, les estaremos esperando con Kalashnikovs. Va a pasar como en la TV».

Pero eso no fue todo. Casi una hora después del partido, el Marsella Consolat todavía no estaba en su autobús. Los jugadores esperaban a los del Chambly en el parking para con la intención de pelearse. Esta vez, las amenazas fueron en contra de Gaharo Doucouré: «Doucouré, sabemos dónde encontrarte en el aeropuerto. Volveremos a verte», habría dicho un jugador visitante al futbolista que trabaja en el aeropuerto de Roissy.

Una vez que se marchó el Consolat, la tensión seguía palpable y se intensificó de nuevo pero esta vez entre los jugadores y el personal de seguridad. Los futbolistas les acusaron de no haber hecho su trabajo. Al final, la victoria del Chambly pasó casi desapercibida aunque el equipo sigue en la pelea por el ascenso a la Ligue 2.