Saint-Étienne igualó en Portugal ante el Oporto dejando una buena imagen, ya que fue quien tuvo las mejores ocasiones, ante un equipo que jugará UEFA Champions League. La preocupación pasa por el armado del plantel, ya que disputará la UEFA Europa League y aún hay huecos en algunas zonas del campo.

Es un plantel corto y se notará en una temporada larga como esta. La salida de Benóit Trémoulinas generó un gran inconveniente para Christophe Galtier, en una posición que tenía cubierta en los últimos años, primero con Founzi Ghoulam y luego con el hombre que volvió al Dinamo Kiev. En su paso por la ciudad lusa realizó un experimento que dejó en evidencia esta situación: Franck Tabanou jugó como lateral izquierdo. Zurdo, pero habitualmente extremo o media punta, ocupó esa zona durante 70 minutos, ya sea para ver si puede ser una alternativa, o para que todos (en especial dirigentes) vean que hay que reforzar obligatoriamente el puesto.

1
Galtier paró su clásico 4-3-3. Vemos claramente que Tabanou ocupa la posición de lateral izquierdo en la cual se lo vio en muchos momentos desatento a la hora de las marcas, perdiendo en el 1 vs 1 pero ordenado posicionalmente.
2
Se esperaba que, por sus características, pasara constantemente al ataque y haga el 2-1 por izquierda junto a Mollo pero no fue así. Se proyecto poco, muy retenido, sin confianza evitando dejar huecos en la defensa y comemter errores en el retroceso. En la imagen se ve como, con el equipo en ataque el es quien recibe un rechazo de la defensa de Porto porque quedó ubicado en el el fondo manteniendo su posición.
3
Desconcentración defensiva. Este tipo de errores, causados por el desconocimiento del puesto, se vio en varios tramos: La defensa achica pero el, por perseguir al delantero, lo habilita cuando debería estar en la misma línea de Sall (cerca de la medialuna). Además cierra demasiado su posición y a su espalda deja un espacio que será aprovechado por el atacante del Porto tras el cambio de frente.
4
Con el equipo en ofensiva no se mostró como alternativa, Saint-Étienne siempre lo intentó por la derecha. En la imagen se ve como el se queda y no ataca el espacio que tiene por su carril para poder finalizar la jugada. Unos segundos antes, Cohade tiene para cambiarle el balón de frente pero decide no hacerlo y mantener, y que el ataque siga su curso por el mismo sector.