Francia-Alemania: morir o morir

La selección francesa buscará las semifinales de un Mundial por segunda vez en este siglo ante Alemania (Viernes 4 de Julio, 18’00, Gol T), en un encuentro que se preludia como el mejor de dicha ronda en el torneo disputado en continente sudamericano. Los de Deschamps llegan físicamente mejor que una Alemania que disputó una prórroga muy exigente en los octavos ante Argelia, y que viene con numerosas dudas las cuales ha potenciado Löw con la posición tan criticada de medio centro de Lahm. El seleccionador alemán ha declarado que mantendrá a Lahm en el centro del campo hasta el final del torneo, y aún partiendo de la base de que no jugará Mustafi, el entrenador alemán seguirá alineando a cuatro centrales en su línea defensiva. Por lo que el partido por contexto, puede ser beneficioso para Francia.

Francia:

El Mundial al cual se presentó Francia era un Mundial raro. Les Bleus no eran favoritos tan siquiera, al haber sufrido en la repesca ante Ucrania, y, tras haber realizado uno de los mayores ridículos que se recuerda, en Sudáfrica, donde los problemas extradeportivos prevalecieron en el seno de la selección. Deschamps llegó, monopolizó todo, les dijo a sus jugadores que no iba a haber ningún líder, y así sucedió. La no convocatoria de Nasri o la suplencia de Pogba ante Suiza ejemplifica que para el ex entrenador del OM, el trabajo y el equipo está por encima de todo. No le tiembla el pulso a la hora de dejar fuera a algún futbolista, ni tampoco para decirlo en público. Eso sí, más allá de ello, en Francia ahora todos juegan al póker, todos se hacen selfies sonriendo y, todos se abrazan a la hora de celebrar un gol. Algo que ni con Doménech ni con Blanc pudimos observar.

El partido ante Nigeria fue un aviso de que el Mundial de Francia todavía sigue estando por debajo de la nota máxima. La victoria ante Honduras por 3-0 fue positiva sí, pero si nos fijamos, hasta la expulsión de Palacios, Francia no encontró ni mucho menos una ocasión extremadamente clara para ponerse por delante. Ante Suiza, el partido sí fue mucho más vertiginoso, con Giroud-Benzema juntos y con una selección que también se penalizó por los graves errores que concedió ante los galos. Ante Ecuador, el empate le daba la primera clasificación a Francia, y aún estando con uno más en la segunda mitad, se conformó con el empate. Ante Nigeria ya fue otra cosa. Deschamps creyó que los africanos saldrían a replegar, y por ello alineó a Giroud-Benzema. Nigeria por su parte, sorprendió con un esquema muy ofensivo, que tenía por ende quitarle la pelota a Francia. La primera parte fue la más floja de Francia en todo el Mundial, y Deschamps tuvo que cambiar a Giroud en la segunda mitad, viendo el descalabro defensivo, en el que Benzema no ayudaba en defensa y en el que Matuidi tenía que multiplicarse en banda, algo que le castigó físicamente. Giroud salió, entró Griezmann y Benzema pasó a la posición de ‘9’, la posición en la que mejor juega, y en la que marca las diferencias, teniendo a dos jugadores tan asociativos a su lado como son el de la Real Sociedad y Mathieu Valbuena. Podemos decir que Francia ganó por ese cambio, que estaba cantado, y también a balón parado, una faceta que le está sirviendo a Deschamps en este Mundial, habiendo anotado el 57% de los goles galos en este apartado.

Griezmann fue la clave ante Nigeria en la segunda parte.

Para el partido ante Alemania, habrá seguramente dos novedades con respecto al once que ganó ante Nigeria. Por una parte, volverá Sakho al eje de la zaga, en detrimento de un Koscielny que estuvo majestuoso ante Nigeria. Por otra, la mencionada variación de Griezmann con Giroud. Benzema seguirá de ‘9’ y Antoine ocupará la banda izquierda a la par que Valbuena. Es evidente que si Alemania fuese un equipo que replegara, Francia no saldría con Griezmann. Él es un futbolista más diferencial que Giroud a la contra y, si lo juntas al espacio con Benzema, ante un equipo como Alemania, que le cuesta raudales replegar y con un Lahm entre algodones, sembrando muchas dudas ahí, el resultado puede ser demoledor. Francia no le va a quitar el balón a Alemania, porque sabe adaptarse a dos contextos distintos, en función del rival. Si ante Honduras y Suiza lo vimos con la iniciativa por delante, ante Alemania no será así. Deschamps ya le dejó el balón en el encuentro disputado en París hace un año y medio, y pese a que se olvidó del marcaje a Özil, el partido no fue tampoco negativo para una Francia que perdió 1-2. Cabaye deberá estar atento de Özil, ya que es un jugador que tiene mucha movilidad por esa zona de tres cuartos, y el del PSG no tiene aún asumida tácticamente la posición de pivote defensivo. Si le exiges, sufre. Por ello, las ayudas de Pogba-Matuidi en transición defensiva y también, de Griezmann y Benzema en repliegue se antojan fundamentales para que Alemania no encuentre espacios por dentro, y se la exija por fuera, donde en centros laterales, tanto Varane como Sakho tienen todas las de ganar en dicho aspecto.

Un 4-3-3 físico frente a una Alemania desgastada, con muchas dudas en defensa y que llega de una prórroga. Les Bleus, a vengar la leche de Schumacher a Battiston en 1982 y a buscar unas semifinales sin ser favoritos, como en Alemania 2006, cuando eliminó a Brasil, y retiró a Ronaldo.

Alemania

Alemania como tal nunca se ha enfrentado a Francia en un Mundial. El último partido que disputaron franceses y teutones fue con la República Federal Alemana, y, con victoria para alemanes en una tanda de penaltis en la que se criticó a Schumacher, por su encontronazo con Battiston, al que dejó sin dos dientes y con una vértebra rota. Los galos llegan mejor a este partido que Alemania, y querrán cobrar venganza.

La selección alemana llega en su momento más crítico al partido más duro del Mundial. De momento, ha sufrido ante equipos menores como Ghana o Argelia. Precisamente, ha sido ante las selecciones africanas ante las que más problemas se le han presentado. Ghana le tuvo contra las cuerdas, explotando la espalda de la débil defensa Alemana. Argelia le planteó una feroz presión que impidió a los de Löw generar alguna ocasión clara de peligro durante los 90 minutos. Francia es la selección europea que más se parece a un equipo africano. Tiene a dos bichos en el centro del campo como son Pogba y Matuidi y en ataque es un equipo veloz, algo que a Alemania no le gusta nada, teniendo en cuenta que juega con cuatro centrales.

La baja de Mustafi hizo soñar al aficionado alemán con la vuelta de Phillipp Lahm al lateral derecho. El problema de Lahm en este Mundial en el centro del campo ha sido los dos centrales que hay como laterales derechos en Alemania. En el Bayern, su importancia se acentúa a la hora de la salida de balón, porque tiene a Rafinha y Alaba en los costados. Colocarlo tan cerca de los centrales no beneficia a esta selección, y hace que su circulación sea muy lenta, acentuado con Kroos-Schwensteiger, que por contexto, sería más idóneo verlos con Khedira. Otro problema de Lahm es que hay momentos en los que se coloca casi como delantero centro en el ataque posicional alemán, y estorba mucho. Esto provoca que a su espalda haya muchísimo espacio para correr, y si a cuatro centrales no le das un referencia por delante, es complicado que salgan victoriosos ante un ataque tan potente como el francés.

Lahm está dejando muchas dudas de medio centro en Alemania. Löw lo seguirá colocando ahí.

Löw en rueda de prensa afirmó que Lahm seguirá como medio centro. La baja de Mustafi puede relegar al lateral derecho a Boateng, un jugador que ya ha actuado en dicha demarcación en el Bayern y con gran resultado. Boateng y Höwedes ocuparán las bandas, Lahm, Scweni y Kroos el centro del campo y arriba, Özil, Gotze y Müller completarán el once. La movilidad de Müller fue la mejor noticia alemana en el partido ante Argelia. Él fue el único que supo interpretar el partido, y con su movilidad, sin fijar una referencia a la defensa argelina, ganó el partido. Varane y Sakho son dos jugadores que si les sacas de su zona, sufren. Por ello, las permutas de Özil, Gotze y sobre todo, Müller en ataque posicional deben tener una importancia extrema si Alemania quiere ganar el partido por dentro, y si quiere sacar de su posición a Cabaye, el eslabón defensivo del centro del campo francés. Un centro del campo francés que físicamente va sobrado, y de ahí que Alemania tenga que estar muy pendiente a la contra del equipo de Deschamps.

Alemania no llega en su mejor momento al partido, pero es una de las favoritas a llevarse el campeonato del Mundo en Brasil. Y por este hecho, es favorita ante Francia, más allá del aspecto físico o táctico. Löw deberá mejorar algunas cosas, si no quiere llevarse otro susto como ante Francia.

Posibles alineaciones:

Francia: Lloris – Debuchy, Varane, Sakho, Evra – Cabaye, Pogba, Matuidi – Valbuena, Griezmann, Benzema.

Alemania: Neuer – Boateng, Mertesacker, Hummels, Höwedes – Lahm, Schwensteiger, Kroos – Özil, Götze, Müller.

About author

Andrés Onrubia

Nací el mismo año que Francia ganó su único Mundial. Casualidad o no, su fútbol es el que más me estimula y el que más me gusta. Creé Fútbol desde Francia para animar a ver el fútbol francés a la gente que sólo conoce el fútbol francés por Zidane. Amante de la música, del deporte en general y fan absoluto de Brandao.

Related Articles