Francia cumple con el trámite dejando fuera a Ecuador

Deschamps era consciente de que tras las dos primera victorias y con una amplia renta de goles, sólo una debacle les podía dejar fuera de los octavos de final, así que dio minutos a los menos habituales. Una defensa completamente nueva con Sagna, Koscielny, Sakho y Digne, con Schneiderlin acompañando a Matuidi y Pogba en el centro, y Griezmann y Sissoko dando apoyo a un Benzema que buscaba seguir en la lucha por el pichichi.

El equipo notó la ausencia de Cabaye en la creación y, en menor medida, la de Valbuena desequilibrando en la zona de tres cuartos. Ante una selección de Ecuador más preocupada por no recibir gol en los primeros compases que por buscar la victoria que les metiese en octavos, el orden defensivo de Les Bleus fue intachable, pero las rotaciones no respondieron igual de bien en el apartado ofensivo.

El primer tiempo pasó sin ofrecer prácticamente nada. Dos equipos lentos, sin demasiadas ideas de cómo hacer daño a la defensa rival. Los ecuatorianos intentaron llevar el choque a su terreno a base de intensidad, pero nada podían hacer una vez tenían el balón en su poder. En los últimos minutos ambos conjuntos dispusieron de su ocasión, pero los guardametas respondieron bien a sendos remates de cabeza.

Al salir del vestuario la escuadra de Deschamps mostró otra actitud, y en los primeros minutos entre Domínguez y el palo evitaron que un bonito remate de Griezmann se convirtiese en gol. Poco después el choque se pondría cuesta abajo, cuando Antonio Valencia vio la roja directa por un planchazo sobre Digne.

Pero pese a la superioridad y ver en Francia mejores intenciones, faltaba precisión. Sólo cuando tocaba la pelota Benzema había sensación de peligro. Deschamps dio entrada a Giroud para formar pareja con el jugador del Real Madrid los últimos 25 minutos, sistema que tan buen resultado dio ante Suiza. Sin embargo seguía faltando velocidad para superar a la defensa ecuatoriana, y los galos empezaron a probar sin puntería a disparar de lejos.

Ecuador, consciente de que la victoria de Suiza ante Honduras le dejaba fuera del Mundial, dio un paso adelante, lo que provocó que el partido poco a poco se rompiese. En un lado Enner Valencia estaba demasiado sólo y apenas inquietó a Lloris. En la otra portería Domínguez no corría la misma suerte, y en dos ocasiones tuvo que despejar remates francos de Benzema y Rémy. Pogba con un disparo lejano, y un cabezazo muy centrado de Giroud, fueron las últimas ocasiones de Les Bleus, que se meten en octavos en un último partido sin brillo.