Tras finalizar la Segunda Guerra Mundial, la selección francesa no pudo clasificarse para el Mundial de Brasil de 1950 al caer ante Yugoslavia en la fase clasificatoria. Durante esa década surgió un grupo formado por jugadores de mucho talento como Jonquet, Baratte, Cuissard, entre otros,  quienes fueron capaces de doblegar a los ingleses en su feudo, algo que ninguna selección del continente europeo había podido hacer hasta la fecha. Sin embargo, caerían a las primeras de cambio en los Juegos Olímpicos de Helsinki en 1952 ante la selección de Polonia. Un país de donde Francia sacó provecho y nutrió su selección con jugadores de sangre polaca: Kopa, Wisnieski, Cisowski o Glovacki.

Para llegar al Mundial de 1954, celebrado en tierras vecinas, concretamente en Suiza, la selección gala tuvo que enfrentarse a selecciones teóricamente más débiles que ellos. Su grupo de clasificación estaba formado por Irlanda y Luxemburgo, a las cuales las ganó sin mayores apuros, consiguiendo así el pase a su cuarto mundial.

Sin embargo, no todo era de color de rosa en el combinado galo. A pesar de partir como cabezas de serie en su grupo junto a la todopoderosa Brasil. La selección francesa caería en su primer partido del Mundial ante Yugoslavia, quien volvía a ser la bestia negra del país. Milos Milutinovic, hermano del mítico entrenador Bora Milutinovic, anotaría el único tanto del encuentro, sentenciando así las aspiraciones del combinado de Gaston Barreau. Además, Jonquet se rompería la nariz en el transcurso del partido, aún así, seguiría en pie hasta el final.

La derrota en Lausanne dejó al combinado galo bastante tocado. Pese a ello, se repusieron y consiguieron una ajustada victoria ante México por 3 goles a 2, anotando Raymond Kopa, el gol de la victoria de penalti a falta de dos minutos para el noventa. Sin embargo, el empate de Brasil y Yugoslavia les privó de poder pasar a la siguiente fase, por lo que tuvieron que hacer las maletas y marcharse de vuelta a su país. Probablemente, si en aquel Mundial se hubiese jugado un tercer partido entre los cabezas de serie, es decir ante Brasil, Francia podría haber tenido la oportunidad de clasificarse.  Quién sabe si hubiéramos podido ver un duelo ante la mejor selección de la época, la Hungría de Puskas y Kocsis, aún así este equipazo, caería ante Alemania en la final de este campeonato por 3-2, conocida como el Milagro de Berna.

 

Equipo de Francia en el Mundial de Suiza 954
Equipo de Francia en el Mundial de Suiza 954

Formación: 3-2-5

Portero: François Remetter (FC Metz)

Defensas: Lazare Gianessi (AS Monaco), Robert Jonquet (Stade de Reims), Raymond Kaelbel (Strasbourg)

Medios: Jean-Jacques Marcel (FC Sochaux), Armand Penverne (Stade de Reims)

Delanteros: René Dereuddre (Toulouse), Léon Glovacki (Stade de Reims), Raymond Kopa (Stade de Reims), André Strappe  (Lille OSC) y Jean Vincent (Lille OSC).

 

Como veis en la alineación ya empiezan a formarla jugadores del Stade de Reims, equipo que fuera dos veces subcampeón de Europa ante el Real Madrid.