Gracias Memo

Ayer, Ochoa era dios para el fútbol europeo. Era un titán, una bestia, el jugador diferencial de una de las posiciones más infravaloradas del fútbol. Dicen que los defensas ganan campeonatos, pero los porteros deciden descensos y también ligas, por supuesto. Posiblemente sólo los mexicanos y unos cuantos franceses de Córcega conocen bien a Ochoa. Su fichaje en 2011 por el Ajaccio sorprendió a más de uno que ya lo veía en el Manchester United semanas antes. El mexicano, ídolo por su excelente rendimiento en el América, quiso envolverse en una aventura en una de las islas más bonitas del mundo. Muchos pensaron que fue por dinero su decisión, pero Memo no era ni de los 10 jugadores mejores pagados de la Ligue 1 y en ningún momento pidió un aumento de sueldo.

Jornada 2 de la Ligue 1 2013/2014. Ochoa sigue siendo un portero al que muchos le critican por su excesiva lucidez con sus paradas y su bajo rendimiento. Se preguntan por qué un portero tan bueno está en un equipo con tan pocas aspiraciones como el AC Ajaccio, el equipo pequeño de Córcega tras el Bastia. Él, tono sereno, melena de Sandokán y ojos azules se planta en el Parque de los Príncipes y realiza un partido para la historia. Ni 16, ni 17, ¡18 paradas!. Récord personal y récord que no se veía en Francia desde los tiempos en los que Gaëtan Huard batía y batía récords de minutos sin encajar gol fin de semana por fin de semana. Su exhibición coincidió con un momento crucial en la carrera de Ochoa. Ochoa quería ir al Mundial pero Herrera, su entrenador, prefería a otros porteros antes que él. Memo se ganó la titularidad con sus paradas en el colista de la Ligue 1. Como dice el refrán, a la tercera va la vencida y a Memo, quien había salvado con sus paradas él solito al Ajaccio dos temporadas consecutivas, se le acabó el santo al tercer año. Herrera charló con él y pese a que nadie daba un euro por sólo su convocatoria, entró en la lista definitiva de 23 convocados.

A la tercera fue la vencida. Por fin Ochoa disputó un Mundial.

Ochoa no pudo evitar el descenso del Ajaccio pero por el contrario fue titular al tercer Mundial con México. 2006 y 2010 se cebaron con él. En 2006 llegó sin experiencia y en 2010, antes de hacerse oficial su marcha a Córcega, Aguirre prefirió darle la titularidad al Conejito Pérez, al que muchos criticaron por su bajo rendimiento. Altibajos erradicados con exhibiciones y con paradas han sido el método de Ochoa para sobreponerse a diversos varapalos en su carrera. Ochoa, titular en un Mundial por fin en 2014, se dio a la fama ante Brasil. La parada a Neymar levantó a muchos del sillón. Recordó a Gordon Banks con Pelé, y precisamente ante otro 10 brasileño, Neymar. Sus paradas permitieron a México entrar en octavos de final del Mundial y a Ochoa, aumentar su fama. Es libre desde hoy con el Ajaccio y ayer, pese a perder de la manera más vil con México ante Holanda, volvió a dejar claro que es uno de los mejores porteros del fútbol actual. ¿Se imaginan al portero colista de la Ligue 1 en cuartos de un Mundial? Cuatro minutos lo impidieron. Ya tiene la nacionalidad francesa, vive como un rey y su agente tendrá el verano más agitado de su vida. Dicen que se irá a Inglaterra, pero él quiere seguir en Francia, y podría coincidir con Marcelo Bielsa en el proyecto más ilusionante del club de la costa azul en los últimos años. Ese cambio Córcega-Costa Azul apenas se notará. Zonas lujosas, ideales para él, quien necesita el apoyo de los suyos en una zona sosegada y lejos de lo mediático, que está en París, quien también ha llamado a su puerta.

Gracias Ochoa por estos tres años en los que hemos disfrutado cada fin de semana. Nosotros no poníamos la tele un viernes a las siete para ver al Ajaccio, lo poníamos para verte a ti. Sólo queda aplaudir tu profesionalidad y esperar que sigas en Francia mucho tiempo. Gracias, Guillermo