¿Thierry Henry, solución o locura para el Girondins de Burdeos?

Tras la marcha de Gustavo Poyet, el Girondins de Burdeos se ha quedado huérfano en el banquillo. No obstante, la figura de Thierry Henry circula por las orillas del río Garona. Si con Laurent Blanc consiguieron levantar una liga, quién sabe si con otro campeón del mundo pueden volver a ser un equipo competitivo como ya pasase años atrás.

Los propietarios del club, Nicolas de Tavernost y Stéphane Martin, han hablado con el galo para hacerse con los servicios del club. Es un tanto arriesgado, pero Henry tiene una gran reputación, quizás no como técnico, ya que no tiene ninguna, pero si vemos la que tenía Zinedine Zidane con el Real Madrid, por qué no pueden soñar en Burdeos.

El mito del Arsenal ya habría dado su acuerdo con los dirigentes, pero todavía queda hablar con el más que probable propietario del club, el fondo de inversión americano GACP. Los americanos quieren conocer de primera mano cómo será el método de trabajo de Thierry Henry. A sus 41 años, el adjunto de Roberto Martínez en Bélgica se debe poner al mando de un equipo con garantías deportivas y económicas. A priori, 80 millones de euros serán invertidos en fichajes en los próximos tres años por los americanos. Urge un delantero tras la marcha de Gaëtan Laborde y las dos derrotas en el campeonato liguero han puesto en entredicho la plantilla bordelesa, a pesar de la clasificación europea.

Laurent Blanc y Rémi Garde han rechazado la propuesta del club, mientras que Arsène Wenger, otro que gusta mucho en Burdeos, no parece tener ganas de regresar a Francia. Por tanto, la opción del campeón del mundo de 1998 puede ser la mejor posicionada. Su compañero de selección y ex entrenador del club Willy Sagnol, validó la llegada del máximo goleador galo de todos los tiempos. Sin embargo, llama a la cautela: «Espero que sea un éxito, porque Thierry es una bonita imagen que se llevan en Burdeos. Pero la plantilla no es la de Bélgica. Algunos jugadores todavía están en un proceso de aprendizaje no como en Bélgica, donde él tenía jugadores que tenían todo aprendido y estaban simplemente mejorando su rendimientos. Él no solo estaba para dar consejos sino que también para enseñar a los jóvenes jugadores a jugar juntos sobre un campo. Es un desafío importante pero siempre ha dado la cara en ellos. Henry está habituado a esto», comenta Sagnol.

Blanc, Deschamps, Vieira, Zidane y ahora Henry, son de momento, los campeones del mundo en Francia 98 que han dado el paso a los banquillos. Y desde luego, no lo han hecho nada mal. Hay que tener confianza en Titi.

 

error: Content is protected !!