Ibrahimovic vuelve a hacer historia, a su manera

Pese a que volvía el pasado domingo de una lesión de más de tres semanas, Ibrahimovic está acumulando recital tras recital en los últimos días. Si el día de su vuelta anotaba un hat-trick ante el Saint Étienne en un partido decisivo, dando muestras de que sigue siendo el mejor en la Ligue 1, ante Estonia con la selección sueca marcó un doblete y se coronó como el máximo goleador de la historia del fútbol sueco.

El delantero del PSG marcó a los tres minutos, nada más empezar el partido, llegando a los 49 goles e igualando a una leyenda con Sven Rydell, quien los había logrado allá por el 1932… En el minuto 24, Ibrahimovic seguiría demostrando por qué es uno de los mejores delanteros del mundo, y con una sutileza imberbe, colocaría el 2-0 para Suecia ante Estonia. El partido, pese a que era amistoso, se convirtió en histórico para Ibrahimovic, que, tras poner el 2-0 se fue a a celebrarlo con una camiseta que lucía el número 50 y un mensaje agradeciendo al público sueco todo el apoyo que ha recaído sobre él cada vez que ha jugado con la selección.

Es el gol número 50 de Ibrahimovic en su partido 99 con Suecia, quizás podría haber sido aún más histórico haber logrado el récord en el partido 100, pero el sueco no es de esos y siempre quiere más y más. Con el PSG lleva 83 goles en 96 encuentros, cifras escandalosas para un futbolista que supera ya los 30 años y que está cerca de la retirada. Al paso de los años, Ibrahimovic aumenta su determinación con una facilidad pasmosa.