¿A qué juega el Paris Saint-Germain de Thomas Tuchel?

Paris Saint-Germain

MADRID, SPAIN - NOVEMBER 26: Paris Saint-Germain players pose for a team picture prior to the UEFA Champions League group A match between Real Madrid and Paris Saint-Germain at Bernabeu on November 26, 2019 in Madrid, Spain. (Photo by David Ramos/Getty Images)

Tras el empate del Paris Saint-Germain ante el Real Madrid cosechado en Liga de Campeones, se ha hablado poco del juego del conjunto parisino. Neymar y su ausencia en el once titular han copado todas las portadas de la prensa internacional. Sin embargo, el partido que realizó el equipo de Thomas Tuchel en el Santiago Bernabéu fue de suspenso, a pesar de obtener un punto que le da la clasificación para octavos de final. El protagonista y salvador del equipo, fue sin duda, Keylor Navas, y este hecho es lo que debe pesar en París.

Tuchel está más pendiente de Neymar que del juego de su equipo. El brasileño sabe que tiene ganado a su entrenador, o al menos lo sabía, hasta que empezó en el banquillo ante el Real Madrid. Este gesto del alemán es digno de aplaudir, ya que supone que ahora a empezado a mirar más por el equipo que por su estrella, a pesar de que le puso de titular ante el Lille. Pero, el Paris Saint-Germain sigue sin saber cómo jugar al fútbol ante equipos más superiores técnicamente que ellos.

Siempre se ha criticado al actual entrenador del PSG porque no sabe cómo manejar el efectivo parisino. Varios jugadores parisinos comentaban que las únicas directrices que recibían eran que le dieran el balón a Neymar.

Esta vez, ante el Madrid no tenía excusa, ya que contaba con todos los jugadores disponibles para el encuentro. Lo único que hizo fue jugar con un 4-3-3, su esquema favorito, pero esta vez Zidane le pasó por encima.

En la segunda mitad, cambió a Gueye y dio entrada a Neymar. El centro del campo se descolocó sobremanera, no tuvo el equilibrio que tanto demandaba y el fútbol cayó aún más del lado del Real Madrid. Hasta que Tuchel tuvo la brillante idea de dar entrada a Draxler y Sarabia, quienes templaron un poco las aguas, y este último consiguió el empate con un afortunado disparo.

Para muchos, este empate fue un auténtico milagro, pero el entrenador alemán no encuentra una explicación a que su equipo no hubiese terminado con una tremenda goleada. En su segunda temporada, el Paris Saint-Germain sigue sin encontrar un estilo propio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *