Sin título

“Año de Mundial” una frase que me viene a la memoria cada treinta y uno de diciembre de cada cuatro años después de comer por primera (y última) vez en el año uvas de postre. En ese momento suelo calcular el tiempo que resta hasta la llegada del “evento” futbolístico por antonomasia. Quedan seis meses, y a mi memoria  siempre se vienen recuerdos que me acompañaron  desde mi niñez en todas las ocasiones en que se celebró el campeonato. Documentales sobre el mundial de Brasil en Mexico70, las historias de Uruguay, el no gol de Inglaterra en su final, el mundial de Argentina, los goles de Paolo Rossi en España´82 y un largo etcétera a los que se han unido nuevas anécdotas y momentos estelares. Pero siempre ha habido una de estas historias que me ha fascinado, y que suelo releer por estas épocas, es la del , hasta la aparición de Zinedine Zidane, máximo astro galo en la participación de un Mundial, estamos hablando de Just Fontaine y su participación en el  Mundial de Suecia´58. Ahora gracias a Internet podemos visionar los goles del jugador francés, en mi niñez visionaba las fotos en un viejo libro, lo que les daba un toque místico y legendario, pero las imágenes en blanco y negro que hoy podemos ver, solo hacen que resaltar el mito de este personaje y de su récord.

La historia de Just Fontaine empieza como las de muchos jugadores franceses, lejos de Francia, nació en Marrakech el 18 de Agosto de 1933. Los comienzos de su carrera futbolística se producen en Casablanca, allí el delantero disputo tres temporadas entre los años 1950 a 1953 donde disputo 48 partidos para anotar 62 goles. Estos números hicieron que diera el salto a la liga francesa, y fue el Niza el que aposto por el jugador norte-africano,  allí en otras tres temporadas disputo 69 partidos para anotar 43 goles, ya en una liga de primer nivel. El año 1956 dio el salto al Stade de Reims, donde coincidiría con Raymond Kopa, allí permanecería seis años con unos datos espectaculares de 131 partidos para 122 goles, y allí viviría la experiencia que le daría fama mundial y para la historia, ya que en el año 1958 fue seleccionado para representar al combinado Francés para el mundial de Suecia.

El día 8 de Junio en Norrköping Francia debutaba frente a la selección de Paraguay, y el partido no pudo ser mejor para Fontaine, anotó tres goles para contribuir de manera importantísima en la amplia goleada por 7-3 que consiguió el combinado galo. Debutar en la copa del mundo con un Hat-trick no seria lo máximo que haría en este mundial el bueno de Just. El siguiente partido del grupo les iba a enfrentar con el equipo que les iba a disputar el primer puesto del grupo, Yugoslavia, en un partido bastante loco, los balcánicos consiguieron llevarse la victoria en los últimos minutos, al superar los dos goles anotados por Fontaine, que consiguió empatar el encuentro en el minuto 85, para ver como tres minutos después se volvía a encajar el definitivo 3-2. Así se llegó al último partido de la fase de grupos que les enfrentaba al combinado escocés, el partido se gano por 2-1 con un nuevo gol de Fontaine y Francia conquisto el primer puesto del grupo, lo que le llevaría a enfrentarse en cuartos de final contra Irlanda del Norte, ya en la fase de eliminatoria directa.

Just Fontaine volvía a Norrköping (el lugar del crimen) para enfrentarse a Irlanda del Norte, equipo que había eliminado a Argentina y Checoslovaquia en la fase previa, quedando por detrás de Alemania Occidental en su grupo. El partido fue espectacular por parte de los franceses que masacraron a los norirlandeses por un contundente 4-0 con dos nuevos goles de Fontaine. Francia pasaba a semifinales y allí se encontraría con el Brasil de un jovencísimo jugador que empezaba un romance con la Copa del Mundo: Pele.

El 24 de Junio de 1958 en el Rasunda Stadium de Solna saltaron al campo los dos equipos, Brasil no había encajado ningún gol en toda la competición. Rápidamente Vava adelantó a los cariocas (minuto 2), pero el destino quiso, tal vez sabiendo la importancia que el personaje iba a  seguir teniendo 56 años después, que Fontaine fuera el primer jugador en perforar la red brasileña. Fue solo un guiño del destino, ya que Brasil venció claramente por 5-2 pasando a la final, dejando para los franceses la consolación de la disputa del tercer puesto contra Alemania Occidental. Y este partido iba a tener una importancia enorme para la carrera de Just Fontaine.

Sin título2

 

Así cuatro días después, el 28 de Junio en el estadio Ullevi de Gotemburgo, Francia disputo el partido por el tercer puesto. La exhibición que dio Just Fontaine ha pasado a los anales de la historia, anotó cuatro goles, para que en un espectacular partido Francia consiguiera la victoria por 6-3 y alcanzara el tercer puesto de la competición.

Sin título3

 

El récord establecido por Just Fontaine es simplemente fantástico, 13 goles en 6 partidos son un récord que a día de hoy no ha sido posible de superar, incluso disputándose un partido mas en la competición. Visualizando los goles, se puede observar además la calidad y diversidad de los tantos anotados.

La carrera de Just Fontaine se truncó pronto debido a las lesiones, como entrenador tuvo un cortísimo periplo en la selección francesa y después  entrenó a la selección de Marruecos, llevando a los Leones del Atlas al tercer puesto (¿casualidad?) en la Copa de África de 1980. El año 2003 fue elegido como el mejor jugador francés de los últimos 50 años por la Federación Francesa de Fútbol. También fue muy crítico con los jugadores que conformaron la selección francesa en el mundial 2010, sobre todo con los delanteros, ninguna voz con más derecho a hacerlo, creo yo.

Este verano todos los jugadores convocados  por sus respectivas selecciones (sobre todo los Franceses) tienen la oportunidad de superar el record del máximo anotador de la historia en un torneo mundial, seguro que Just desde su casa sonríe y esta pensando mirando las convocatorias “a ver si sois capaces de superarme chicos… os doy un partido más de ventaja”.