vía www.madeinfoot.com

Pésima imagen ofrecida por el Saint-Étienne. Tocará remontar en el Geoffroy-Guichard. Aburridísimo partido con apenas dos ocasiones por conjunto, la más clara un cabezazo de Bayal Sall al larguero.

vía www.haberand.com
Kumbela fue el goleador

Llegaba el Saint-Étienne a Turquía con la vitola de favorito y vuelve a casa con un golpe en todas sus aspiraciones. A pesar de perder solo por 1-0, un resultado remontable, la paupérrima imagen dada por les verts hacen saltar las alarmas del año pasado, cuando volvieron a Francia con un 4-3 de Dinamarca (un resultado más favorable).

Soporífero partido, en el cual apenas hay mucho que destacar, como mucho el nuevo look de Fabien Lemoine, que no le ha traído mucha suerte ya que una pérdida suya en zona defensiva propició el gol de Kumbela, con un disparo desde fuera del área muy bien cruzado, que entró tras golpear en el palo y también después de que Perrin no fuese capaz de acertar a despejar la asistencia al delantero congoleño.

Con media hora por delante, Galtier decidió no agotar sus cambios (cosa recurrente en él) y dejó a van Wolfswinkel sin saltar al campo. Gradel, el hombre más destacado  por parte verde, fue el único que intentó algo en la segunda parte, con un bonito disparo parabólico a la escuadra que despejaría Waterman, que también tuvo sus más y sus menos con Mevlut Erding.

En la primera mitad, una buena jugada individual de Hamouma que desviaron a corner acabó con un potente testarazo de Mustapha Bayal Sall al travesaño, en el acercamiento más peligroso del partido. Minutos más tarde, el árbitro anularía un gol al Karabukspor porclaro fuera de juego, en también la única aproximación local del primer acto.

Mal resultado, mala imagen, y habrá que ponerse las pilas si el ASSE quiere participar en la fase de grupos, después del batacazo del año pasado.