Para un equipo de 7 ª categoría es ya muy honorable llegar a los 1/32 de final de la Copa de Francia. Sobre todo cuando el equipo elimina a clubes que militan dos o tres categorías por encima de ellos, como ha sido el caso de Consolat y Alès.

Ese equipo es La Cayolle, de la región de Marsella. Este fin de semana se jugarán los 1/32 de final.  Una ronda en la que el club hubiera podido jugar un derbi soñado contra el Olympique de Marsella. Pero el destino les ha reservado un rival corso, el Ile-Rousse de CFA 2 (5a categoría). Un sorteo asequible pero también un poco decepcionante. “Nos hubiera encantado jugar contra Marsella o Montpellier”, indica el secretario general del club, Sébastien Magnani.

Foto via La Provence
Foto via La Provence

Sin embargo, no habrá viaje largo para los jugadores. El club es el cuarto de la ciudad de Marsella (detrás del Olympique, del Consolat y del Endoume) y dato insólito, no tiene campo propio para jugar. En general, el equipo encuentra refugio en el estadio de césped sintético Roger Lebert a 500 metros de la sede del club.

Pero la Federeción Francesa de Fútbol dijo que el partido de 1/32 de final no se podía jugar en ese campo ya que el terreno de juego no cumplía todos los requisitos necesarios para acoger un encuentro de ese nivel. Y es que los criterios son muy precisos y muy estrictos para cada ronda de la competición. Por ejemplo, los vestuarios tienen que medir como mínimo 20 metros cuadrados. Otro ejemplo : tiene que haber un corredor protegido o un túnel que vaya de los vestuarios hasta el campo para proteger a los jugadores y que el público no tenga acceso. Corresponde al nivel 4 de una corriente o tipología que incluye seis tipos diferentes de terreno. Y en campos de fútbol, lo menos que se puede decir es que Marsella no está muy bien dotado. Por lo que el problema se ha traducido en un verdadero rompecabezas para el club.

Al principio, la primera solución era que el equipo jugase fuera de Marsella, en la ciudad de Carnoux. Finalmente pareció llegarse a un acuerdo con el Ayuntamiento de Marsella que conduciría al club a desplazarse a la otra punta de la ciudad, al estadio de La Martine, donde suele jugar el equipo del CS Consolat. Hasta que la semana pasada cambiaron las cosas: La Cayolle finalmente tendrá que desplazarse a la ciudad de Martigues para jugar este fin de semana. El club un poco harto de esta situación de club sin terreno propio. Años atrás, hicieron firmar peticiones que quedaron sin respuesta. Y es que la cosa haría sonreír si no fuese sería. Hoy, lo único que propone el Ayuntamiento al club para poder entrenarse son campos de fútbol a 5 en parques de la ciudad, recintos en realidad reservados para la práctica de ocio. Lo único que quiere el club es poder tener un propio campo en su barrio donde pueda jugar sus partidos. Quizás la mediatización a través sus partidos de Copa de Francia y una posible clasificación para los 1/16 de final puedan servir a ese propósito.

error: Content is protected !!