La Copa del Mundo revaloriza al jugador francés

Hombres como Mbappé, Pogba, Kanté, Lloris o Varane han elevado su estatus en el fútbol mundial y han cogido jerarquía en sus equipos.

Queda claro, tras dos campeonatos consecutivos llegando a la final, que el fútbol francés es el que más fuerte viene pegando. Tal es así que varios de los futbolistas que integraron la plantilla de la pasada Copa del Mundo de Rusia han elevado su caché dentro del mundo del fútbol, posicionándose entre los mejores del planeta en sus posiciones.

Didier Deschamps es el artífice del éxito de juntar a cuatro generaciones de futbolistas dentro del campo sin miedo alguno. Y es que, la selección gala en la conquista de su segundo Mundial, el pasado verano, apostó por ser uno de los equipos más jóvenes del campeonato, aunque, sin olvidarse de contar con algún futbolista que le diera esa experiencia y saber estar en los momentos clave, como ocurre con los casos de Hugo Lloris o Blaise Matuidi.

Además, trató de rodear a auténticos cracks mundiales como Antoine Griezmann o Paul Pogba de ese prototipo joven y descarado que ha nacido en Francia, evidenciado en hombres como Kylian Mbappé, Thomas Lemar o Benjamin Pavard.  Sin duda, una mezcla que ha resultado muy positiva para sus intereses y con la que espera seguir dominando los próximos campeonatos a los que se presente, teniendo como siguiente objetivo la Eurocopa del 2020.

Y es que, aunque para algunos ese verano de 2020 esté, quizás, demasiado lejos, parece que el grueso de los ‘Bleus’ se mantendrá prácticamente intacto para tratar de alcanzar la gloria en dicha competición. Todo ello gracias a que la edad media de los campeones del mundo no llegaba, ni siquiera, a los 25 años, convirtiéndose en un fuerte equipo para un largo periodo.

Esto hace, además, que el jugador francés sea uno de los más buscados en el mercado, ya que su cotización ha crecido considerablemente teniendo en cuenta los buenos resultados que están logrando algunos de ellos tanto a nivel de clubes como en la propia selección.

La cuna del fútbol europeo parece estar en la Ligue 1

En la Ligue ,1 hay varios de los campeones del mundo que han dado un paso importante hacia adelante en sus respectivos equipos. El ejemplo más claro es el de Mbappé, que tras ser una de las estrellas de la Copa del Mundo ha vuelto al Paris Saint-Germain con muchos más galones. Ya no es aquel jugador joven que vivía a la sombra de los egos de Edinson Cavani y Neymar Jr. sin hacer mucho ruido. Ahora es el segundo de a bordo y puede que no en mucho tiempo el primero si el brasileño sigue estancándose en Francia. Sus cifras, así como su juego le colocan como un futuro Balón de Oro, al menos como un claro candidato en cuanto madure un poco sobre el césped. Sin duda, uno de los grandes beneficiados de su paso por Rusia.

Nabil Fekir es otro de los campeones que sigue en la Ligue. Aunque, es un caso algo distinto al de Mbappé, ya que él si que era ya la principal estrella en el Olympique de Lyon. A sus 25 años es uno de los futbolistas más cotizados del mercado y parece que podría tener los días contados en su actual club. Por el momento él sigue centrado en tratar de hacer las cosas bien y ganarse un puesto de titular con los ‘Bleus’.

En el Olympique de Marsella hay nada menos que tres campeones mundiales. Steve Mandanda, Adil Rami y Florian Thauvin se han mantenido allí. Los dos primeros, muy veteranos ya, tendrán una difícil salida de Marsella, ya que prefieren mantenerse en el club y seguir aspirando a títulos en su país. Por su parte, el joven atacante de Orleans es una de las perlas del equipo, que aún le falta ese punto de explosión para fichar por un grande de Europa.

Por último, hay que destacar dos nombres propios más. El primero es Alphonse Areola, que ha visto como su papel en el PSG es muy parecido al que tiene en la selección gala con la llegada de Gianluigi Buffon. El segundo es el de Djibril Sidibé, que a sus 26 años está ante la que podría ser su última campaña en el AS Mónaco, sobre todo si este no mejora durante el curso. Internacional y campeón del mundo es una pieza cotizada en el mercado y solo su amor al club le mantiene allí, por el momento.

37 franceses luchan por la Premier

Después pasamos a la Premier League, una de las ligas importantes en Europa donde mayor número de jugadores franceses hay. Nada menos que 37 futbolistas galos disputan cada fin de semana la competición doméstica de Gran Bretaña. De entre todos, destacan hombres como Paul Pogba, N’Golo Kanté, Hugo Lloris, Olivier Giroud y Benjamin Mendy, los que estuvieron el pasado verano en Rusia.

El Chelsea cuenta con dos de ellos, Kanté y Giroud, siendo el equipo inglés con más campeones del mundo franceses en sus filas. El sistema del nuevo entrenador, Maurizio Sarri, deja al primero como titular indiscutible, mientras que el segundo alterna titularidades con Álvaro Morata.

Después está el Manchester City, el actual campeón de la Premier y máximo favorito en las apuestas para volver a conseguirlo, que hace ya dos mercados veraniegos se hizo con los servicios de Mendy para reforzar su lateral. A sus 24 años es prácticamente indiscutible en los planteamientos de Pep Guardiola y, por ello, uno de los jugadores más fiables de la plantilla.

En la casa de sus vecinos, en la del Manchester United, disfrutan de la posibilidad de tener en sus filas al compañero de Kanté en la Copa del Mundo. Paul Pogba es el único campeón de los ‘red devils’, donde todavía no ha podido demostrar esa superioridad física como lo hace con la selección en un sistema mucho más adecuado para él. Además, en Old Trafford se suelen ver las galopadas por la banda de un Anthony Martial que parece estar regresando a los ‘Bleus’. El extremo diestro es aún muy joven y se espera que termine de explotar su potencial para convertirse en lo que desde pequeñito apuntaba a ser, una estrella del fútbol mundial. A sus 24 años se quedó sin ir a la Copa del Mundo por su poca regularidad, la cual parece haber encontrado en una temporada en la que ha marcado ya seis goles en nueve partidos.

Otro de los grandes en Inglaterra es el Tottenham, donde guarda su portería Hugo Lloris desde el 2012. El capitán de los galos es uno de los porteros más fiables de la liga británica y uno de los buques insignias de su equipo. Algo similar a lo que ocurre con la selección, donde suma un total de 109 internacionalidades, lo que le convierten en el sexto jugador que más partidos ha disputado con la camiseta de los ‘Bleus’.

Sin ya poder contar con más campeones del mundo, la Premier tiene a otros jugadores muy interesantes de nacionalidad francesa. Mamadou Sakho, que está acudiendo a las últimas convocatorias de Deschamps, en el Crystal Palace, Kurt Zouma, con edad suficiente como para seguir creciendo en el Everton y convertirse en internacional, Lucas Digne, que regresa a las listas tras algunas ausencias, o Moussa Sissoko, que se salió en la Euro del 2016, pero que no parece tener continuidad en el Tottenham. Un caso aparte se merece el Arsenal, ya que cuando Arsene Wenger estuvo en su banquillo apostó siempre muy fuertemente por el talento galo. En la actualidad destacan en sus filas hombres como Alexandre Lacazette o Laurent Koscielny.

Los grandes de España quieren talento joven francés

Después pasamos a LaLiga Santander, donde juegan una gran cantidad de campeones en Rusia. Samuel Umtiti y Ousmane Dembélé, en el Barça, Antoine Griezmann, Lucas Hernández y Thomas Lemar, en el Atlético de Madrid, y Raphael Varane en el Real Madrid son los jugadores que tocaron el cielo ese 15 de julio.

El FC Barcelona es uno de los clubes que más ha invertido en los últimos tiempos en el mercado francés. Su buena transacción con Umtiti en 2016 le hizo confiar en lo que oferta la Ligue 1, de donde se trajo también a Lucas Digne. Además, ha realizado otras dos apuestas fuertes por jóvenes como son Dembélé (21 años) y Clément Lenglet (23). El primero vive a rachas entre sensaciones muy positivas y algunas muy negativas, mientras que el segundo se ha afianzado en una zaga que podría compartir no en mucho tiempo con su compatriota Umtiti.

En el Atlético de Madrid la gran figura, como en el equipo de Deschamps, es Griezmann. El futbolista, candidato número 1 al Balón de Oro, está en su quinta campaña en el conjunto rojiblanco. Allí ha marcado nada menos que 118 goles, consolidándose como uno de los mejores delanteros de todos los tiempos en el cuadro colchonero. Además, su buena sintonía con Thomas Lemar llevó a su club a realizar una costosa operación el pasado mercado para sacar al extremo zurdo del Mónaco y ahora ambos comparten vestuario. También cuenta en sus filas con una de las revelaciones de la Copa del Mundo 2018, Lucas Hernández. Aunque en España era ya muy conocido, el mayor de los dos hermanos se asentó en el lateral izquierdo, donde compitió toda la competición sin ser ese su puesto específico. Uno de los descubrimientos de Didier que llevaron al equipo a salir como campeón.

Por último, uno de los defensas que mayor planta tiene en Europa se consagró con un torneo casi perfecto por su parte. Raphael Varane es el único campeón francés que hay en la plantilla del Madrid, pero uno de los baluartes del equipo blanco en la parte trasera. Allí se hizo un hombre y ha ganado nada menos que cuatro Champions League, dos Ligas Santander y una Copa del Rey, por lo que solo le quedaba hacer algo importante con la selección. Su consagración como uno de los mejores centrales del mundo la ha logrado a los 25 años, por lo que se espera que siga aún creciendo en busca de ampliar un palmarés que le coloca como uno de los franceses más exitosos de todos los tiempos.

Allí convive con un compatriota para el que la selección seguramente sea uno de sus últimos pensamientos. Karim Benzema ha sufrido un caso muy extraño y, a pesar de haber sido fijo durante una gran parte de su carrera, desde su encontronazo con Mathieu Valbuena nunca más ha sido convocado. Y parece que, mientras esté Deschamps en el banquillo ‘Bleu’, nunca volverá a ser llamado para jugar con su equipo nacional.

Pavard, el desconocido que impresionó en Rusia

Estas son las tres grandes ligas por donde se reparten la mayoría de los campeones en Rusia. Después dos en Italia y dos en Alemania, finiquitarían la lista de 23 que el pasado 15 de julio se convirtieron en campeones en Moscú.

En la Serie A cuentan desde hace una campaña con uno de los iconos de esta selección desde hace tiempo, Blaise Matuidi. El centrocampista compagina titularidades con suplencias en una Juventus que es la principal candidata cada temporada a ganar el título de liga. Pero, además, este pasado verano, llegó a la AS Roma un Steven N´Zonzi que quería poner fin a su paso por Sevilla cuanto antes. Finalmente fue el conjunto capitalino, gracias a la mano de Monchi, un gran amigo del centrocampista, el que se hizo con sus servicios, llegando como uno de los fichajes estrella del equipo en este verano.

Por su parte, la Bundesliga cuenta con los otros dos campeones. Si Corentin Tolisso ya era un jugador hecho y consagrado, a pesar de solo tener 24 años, en el Bayern de Múnich cuando llegó a la Copa del Mundo, Benjamin Pavard se convirtió en una de las sorpresas. El defensa se consagró como un excelente lateral derecho y anotó uno de los goles del campeonato. Sin duda, un jugador que durará poco en el Stuttgart si continúa con la progresión que tiene a sus 22 años, edad a la que ya destaca en una liga tan competitiva como la alemana.

En definitiva, este campeonato conseguido por Francia significa un paso adelante en las carreras de muchos jóvenes que llegaron sin apenas experiencia internacional a Rusia y que salieron como los grandes héroes de la cita.

About author

Jaime Bonnail

Periodista y director de Futboldesdefrancia.com

Related Articles