La guerra entre el Lyon y el Bastia está servida

Bastia's French midfielder Yannick Cahuzac (C) receives a red card from French referee Franck Schneider during the French L1 football match Olympique Lyonnais (OL) vs Bastia on November 5, 2016, at the Parc Olympique Lyonnais stadium in Decines-Charpieu, central-eastern France. / AFP / JEFF PACHOUD (Photo credit should read JEFF PACHOUD/AFP/Getty Images)

Tras la derrota del Bastia a manos del Olympique de Lyon y las dos expulsiones recibidas por su equipo, su técnico François Ciccolini no ha podido evitar las críticas hacia los colegiados y hacia los jugadores lioneses, algo habitual en la isla de Córcega, donde siempre se muestran desafiantes ante la LFP. «Es frustrante, como siempre y como todos los sábados. Respecto a la lesión de Mathieu Peybernes, no ha tarjeta aunque es voluntaria. No quiero señalar a nadie. Constato que el Bastia comete catorce falta y le sacan cuatro amarillas y dos rojas. El Lyon comete ocho faltas y una amarilla. No quiero decir que el Lyon no haya sido superior y no tenga calidad. Hay una falta que es de risa ya que Leca no toca al jugador. El Lyon tiene recursos y nosotros tenemos un poco menos y esto nos fastidia un poco. Ahora, no hemos jugado del todo bien sobre todo en el primer periodo, pero hemos mostrado otra cara en la segunda mitad. Tras la expulsión de Leca, el partido se acabó…pero van a tener que venir a nuestra casa. Cuando venga a Bastia, no hay que tener la gripe, ni dolor de estómago. Porque se va a jugar como siempre, como hombres, como corsos», comenta el entrenador del Bastia.

Por su parte, ante estas declaraciones, el presidente del Olympique de Lyon, Jean-Michel Aulas ha querido reaccionar: «Vamos a dejar a un lado su cabreo porque los corsos son nuestros amigos, ya que me molesta que digan que nuestras intenciones no son buenas, de la misma manera yo digo varias veces cosas que no pienso realmente. Hace falta también dar el derecho de equivocarse y enmendarlo. Imagino que iremos a Córcega en buenas condiciones, ya que Córcega es muy bonito y los corsos muy simpáticos para que las cosas pasen como las pintan. Sé que las condiciones era difíciles para ellos».