El Uga Décines, una historia al más puro estilo armenio

La región de Décines-Charpieu es una de las regiones de Francia por las que casi nadie va a pasar  cuando vaya al Ródano. En la región de los Alpes, todo el mundo habla de Lyon. ¿Por qué? Porque ha sido una de las ciudades que más innovaciones técnicas y económicas ha experimentado en los últimos años. La ciudad de Lyon se ha hecho famosa, no sólo por Jean Michel Aulas, sino por su gran paso hacia el capitalismo financiero que por su parte, no está a favor de regiones como la de Décines Charpieu. Una región que no supera los 25.000 habitantes y que probablemente no sepan sus vecinos de Lyon que tiene como presidente del equipo de fútbol a Youri Djorkaeff. El bueno de Youri está intentando salvar a su equipo de una situación financiera prolongada desde el inicio de siglo, y que ha llevado al equipo a estar sumergido en la sexta división de Rhône y los Alpes, donde el fútbol es una religión y donde es casi imposible ascender a no ser que tengas un capital profundo, algo que el Uga Décines no tiene. La historia nos la trae So Foot, sólo que aquí hemos querido ampliar aún más esta maravillosa fábula.

Micha Djorkaeff, entrenador del UGA Decines.

Desde que Jean Michel Aulas emprendiera su revolución capitalista allá por los años 90, invirtiendo en la construcción de numerosos campos de fútbol y, perjudicando a tierras y propiedades de pobres agricultores, podemos hablar de Décines-Charpieu. Esta región que podemos decir que forma parte de Lyon -en 1969 se unió al condado urbano y se encuentra en el Este de Lyon- fue durante mucho tiempo un centro rural y confidencial hasta comienzos de la Revolución Industrial, que llegaría a tierras francesas nada más iniciarse en Gran Bretaña. Su capital, Meyzieu, creció durante el siglo pasado. Aquí, se refugiaron hombres que huyeron del fascismo italiano, el franquismo español o la revolución bolchevique rusa. Pero sobre todo, fue importante para los armenios, que huyeron de su país por culpa del genocidio otomano en 1915 y que se llevó la vida de muchos campesinos. Muchos armenios se refugiaron en Valencia y otros llegaron en barco desde Marsella para instalarse en Merzyeu y no en Lyon. Décines era un sitio cultural, con muchos búnkers ocultos y con una producción agrícola eficiente. Hoy en día, hay muchos hinchas del Lyon que tienen descendencia en Armenia y todo viene en parte por el éxodo que se produjo en la primera mitad del siglo XX en el Ródano. La actividad predominante en los armenios era la seda, y así la pusieron de moda en Francia.

«Los refugiados más ricos venían desde Estados Unidos incluso. Mi abuelo era prácticamente todo Décines, ya que trabajaba en la seda y esa actividad proporcionaba muchísimo trabajo. Fue increíble el desarrollo» dice un Micha Djorkaeff que a sus 40 años, se ha enamorado de Décines, ya que jugó ahí, y su padre es el gerente general, y de la UGA, la Unión General de Armenia y las tres primeras siglas del equipo de la región lionesa. La UGA es uno de los medios esenciales de la comunidad, no sólo para los atletas que vienen de fuera, sino para todo.  Se fundó realmente en 1923, pero aún quedan restos de la UGA de Valencia en su día. Es desde 2007 presidido por la familia Djorkaeff y su objetivo es poco a poco ir ascendiendo. Está relacionada con la Unión General de Armenia de la beneficencia, que Fundada el 15 de abril de 1906, tuvo su sede central en El Cairo, Egipto. Con el inicio de la Segunda Guerra Mundial, trasladó sus oficinas centrales a la ciudad de Nueva York, Estados Unidos. Con sus programas educativos, culturales y humanitarios, se dedica a preservar y promover la identidad y patrimonio de los armenios. Cuenta con un presupuesto internacional anual de USD 36 millones, con el que cubre un universo de 400.000 armenios en 35 países..

Dice Djorkaeff que la UGA en principio se fundó para ser un centro deportivo que reuniera los mayores ámbitos de estas disciplinas, pero que, con el final de la Segunda Guerra Mundial, varios familiares de la leyenda francesa reconstruyeron las instalaciones y cambiaron el deporte por exclusivamente el fútbol. Es un centro de formación que cuenta con varios campos de fútbol de hierba natural y que según dicen, por allí pasan jugadores que se forman mejor que Clarefontaine, el centro de formación de la selección francesa. El equipo comenzó a competir en categorías amatéurs en los años 30 contra equipos compuestos por grupos de amigos. El equipo estaba formado por armenios y en los años 40, una estadística reveló que el 40% de la población de Décines era armenia. Años después, todo cambiaría debido a la Segunda Guerra Mundial. La ocupación alemana dejó muchos muertos en esta zona y el régimen colaboracionista de Vichy también obligó a Rodano a ayudar. Por otra parte, la UGA buscó una fusión y encontró al FC Chassieu Decines actual, al que un socio les timó y les dejó casi en la quiebra. Djorkaeff ha privado cualquier tipo de apertura económica con otro club ya que la antigua UGA Valence, que después se convertiría en ASOA Valence, tuvo una fusión que le llevó a la quiebra. El otro equipo fundado a raíz del éxodo armenio llegó a disputar la Ligue 2 siete temporadas y se convirtió en un mata gigantes en la Coupe de France. El fútbol armenio tuvo mucha culpa de ello y, aunque después desaparecería, actualmente es el Olympique de Valence, en séptima división francesa.

Armand Mosoyan, un futbolista que actualmente es el emblema de la UGA y que es nacido en Armenia, es quizás uno de los ejemplos del éxodo armenio hacia el país galo. Mosoyan llegó a jugar en el Guingamp y posé cualidades suficientes según los críticos para estar más alto en el fútbol francés. Armand nació en Echmiadzin hace 24 años, una ciudad que cuenta con la catedral más antigua del mundo en sus haberes. Él, cuenta a So Foot su llegada a Francia en 2001: «Fue un exilio económico. Mi padre era un simple guía de turismo y pensó en venir a Francia mediante varios turistas franceses que le recomendaron venirse aquí. Tomamos una vida mejor de la que no nos arrepentimos de haber escogido». Djorkaeff llegó en 2007 al UGA y desde entonces tiene la obsesión de hacer al equipo uno de loas más importantes de Lyon. El equipo empató el derbi el pasado mes de Agosto ante el Chassieu-Decines que equivalía a un partido con más de seis armenios en el campo, y cinco de raíces del país caucásico. El fútbol armenio tiene que ver mucho con el francés y el pasado martes, la selección francesa derroto por 0-3 a Armenia. Jugadores como Ruffier -bisabuelo- o Valbuena -tatarabuelo segundo- cuentan con descendientes que algún día vivieron en Armenia. Quieras o no, el país que sufrió en su día al imperio otomano tiene mucha culpa de la expansión de las culturas en Francia, y no sólo en el fútbol.