Las posibles nuevas caras de Francia en su Eurocopa

Es difícil saber que ocurrirá en los próximos dos años en el seno de la selección francesa, pero lo que sí podemos averiguar es que la plantilla que acudirá a disputar la Eurocopa de 2016 será una de las más completas que habremos llegado a ver jamás.

Didier Deschamps ha encontrado un equipo fijo, apenas hace cambios y con él sólo han debutado en la selección 16 jugadores de los 48 utilizados. Por lo que aparentemente, debería mantener el bloque. Sin embargo, este conjunto llega a su fin y la mayoría de jugadores van a sobrepasarán la treintena y es necesario renovarse. No obstante, si miramos hacia abajo, el poderío de las categorías inferiores de Francia podría hacer temblar los cimientos de cualquier estructura.

En la portería, todo apunta que Hugo Lloris seguiría siendo el portero titular de este equipo, más aún teniendo en cuenta que es el capitán. Sin embargo, podría pesarle el mero hecho de jugar en un equipo de segundo nivel como es el Tottenham. De todas formas, hay ciertos guardametas que podrían entrar en la posible convocatoria. Todos pensamos en Alphonse Areola como el futuro de Francia. Quizás en esa Eurocopa podría ser uno de los tres que Deschamps elija. Sin embargo, tampoco podemos olvidar al portero del Toulouse Zacharie Boucher o a Benoît Costil del Rennes.

Areola

Alphonse Areola durante el Mundial sub-20.

En la defensa podríamos soñar con una zaga con Kurzawa, Zouma, Laporte y Corchia. A día de hoy no sería de extrañar, ya que todos ellos vienen pegando fuerte. Layvin Kurzawa tiene claro que va a ser el relevo de Patrice Évra en la selección. Es un lateral izquierdo con mucho recorrido y con mucho gol, al igual que Corchia que podría sobrepasar a Debuchy y a Sagna si sigue mostrando este nivel. Como pareja de centrales añadimos a Aymeric Laporte, que parece seguro que irá porque es del beneplácito de Deschamps, y a Kurt Zouma, que si sigue en el Chelsea no es de extrañar que acuda aunque sea como cuarto central. Tampoco nos debemos olvidar de Naby Sarr, jugador del Sporting Portugal, quien su 1,96 le hará ser un central muy apetecible para el juego aéreo que tanto valora Deschamps.

Layvin Kurzawa es el futuro lateral izquierdo de Francia.

Layvin Kurzawa es el futuro lateral izquierdo de Francia.

Lo que tenemos claro es el centro del campo girará en torno a Paul Pogba. Pero quien aparecerá a su lado puede ser una gran duda. A priori, en un par de años Adrien Rabiot (PSG) estaría llamado a acompañarle en la medular, pero es difícil que llegue a la Euro 2016, por los pocos minutos que pueda tener en París. En este caso, pensaríamos en Benjamin Stambouli (Tottenham) o en Geoffrey Kondogbia (Monaco) como posibles acompañantes de Pogba.

Thauvin y Pogba están llamados a ser el futuro de Francia

Thauvin y Pogba están llamados a ser el futuro de Francia

Por delante, Florian Thauvin está llamado a ocupar el vacío que pueda dejar Mathieu Valbuena en un par de años. Su calidad no tiene límite y está llamado a liderar también una generación de grandes éxitos. En la delantera, todo los amantes de la Ligue1 tienen las enormes ganas de ver jugar a Wissam Ben Yedder, un jugador de una clase extraordinaria, totalmente distinto a la corpulencia o el juego físico que hoy en día ofrece Francia. Podríamos decir que sería el brasileño del equipo. También nos acordamos de Coman, Bahebeck y Sanogo, ellos son ahora mismo el futuro de “Les Bleus” y en un par de años no me cabe duda que serán los tres de ataque de la selección francesa. Sin embargo, será complicado verles jugar en la Euro 2016, aunque alguno de ellos seguro que irá convocado.

Wissam Ben Yedder es uno de los jugadores que mayor calidad atesoran.

Wissam Ben Yedder es uno de los jugadores que mayor calidad atesoran.

Nos dejamos muchísimos jugadores en el tintero, pero a priori estos serían los que ocuparán algunas de las 23 plazas disponibles para la Eurocopa de Francia en 2016.

Tagged with:

About author

Jaime Bonnail

Soy periodista o al menos se intenta. Mi ADN es francés por culpa de mi tatarabuelo, dos años en París en la adolescencia me hicieron amar este fútbol tras ver jugar a Rigobert Song en el Lens. Estoy más perdido que un canario en la Beaujoire.

Related Articles