Lille campeón 2010/2011: Recuerdos cercanos

El festejo de hinchas y jugadores.

Escribir sobre grandes equipos siempre se remonta a épocas de antaño donde las fotos en blanco y negro son las que ilustran lo ocurrido. Este es una excepción, ya que sucedió hace poco tiempo, en la temporada 2010/2011 cuando Lille se consagró campeón de la Ligue 1.

Pese a que solo pasaron cuatro años del inicio de la competición, mucha agua corrió debajo del puente. Francia acababa de quedar fuera en primera ronda de Sudáfrica 2010 de forma escandalosa y Raymond Domenech le dejaba su lugar  al entrenador, que con Girondins Burdeos cortó la racha de Olympique Lyon, Laurent Blanc; Olympique Marsella era el rey de la mano de Didier Deschamps; París Saint-Germain no conocía los petrodólares al igual que Mónaco, que terminaría perdiendo la categoría junto a Lens y Arles.  En ese contexto, a orillas del río Deule aspiraban con luchar por un lugar en la próxima UEFA Champions League.

Rudi Garcia era el entrenador y su impronta se notaba en ese equipo: salir jugando desde el fondo, laterales en ataque, un mediocampo con mucho despliegue físico pero buena técnica para triangular y conectarse con los delanteros que rotan constantemente sus posiciones. ¿Interpretes? Pues salen de corrido: Michael Landreau; Mathieu Debuchy, Adil Rami, Aurelien Chedjou, Franck Béria; Río Mavuba, Yohan Cabaye, Florent Balmont; Eden Hazard, Gervinho, Moussa Sow.

Lille (2010-2011) - Football tactics and formations

La seguridad y experiencia de Landreau en el arco junto a Ramil y Chedjou como centrales fueron los pilares para ser la defensa menos vencida del campeonato. Debuchy, por derecha, y Béria, por izquierda, eran prácticamente extremos; Mavuba y Balmont cortaban para dar el primer pase a un Cabaye que aportaba su visión y claridad a la hora del ataque;  Gervinho era pura velocidad y dribbling; Sow, goleador del certamen con 25 tantos, era el hombre de área y Hazard, sencillamente, era todo: Genio y figura.

El arranque fue dubitativo con solo 14 puntos en 10 fechas, tanto que el presidente de la institución, Michel Seydoux, pensó en despedir al entrenador para contratar a Paul Le Guen. Pero luego de dos derrotas consecutivas (Lyon y Marsella) hilvanó una racha de 14 partidos sin perder  (1-0 vs Montpellier). Jornada a jornada iban afirmándose en su juego y el sueño liguera era cada vez más posible. El 21 de mayo del 2011, en el Parque de los Príncipes de París, Les Dogues llegaban con 6 puntos de ventaja sobre Marsella. Ludovic Obraniak abrió el marcador a los 5’ pero en el adicionado del primer tiempo Guillaume Hoarau igualaba las acciones. A sabiendas que en el Velodrome su perseguidor ganaba, fueron a buscar el triunfo que encontraron, de manera parcial, con Sow tras la asistencia de Debuchy. Las buenas noticias comenzaron a llegar desde el otro estadio con el gol de Remi Gomis con el cual Valenciennes estableció el 2 a 2. El final fue de suspenso ya que Mathieu Bodmer volvió a empardar para PSG y los minutos finales se vivieron con muchos nervios esperando que finalicen los encuentros. Se acabo lo que se daba para que la gente de Lille grite campeón por tercera vez en su historia. 76 puntos, 21 triunfos, 13 empates y 4 derrotas; 68 goles a favor y solo 39 en contra fueron las estadísticas.

Pero no solo de liga vivieron Rudi y sus muchachos. El 14 de mayo, también ante PSG pero en el Stade de France,  consiguieron el “doblete” (al igual que en 1946) al ganar la Copa de Francia. Obraniak, en el 88’, ejecutó un tiro libre desde la derecha que engaño a todos los que creían que iba a centrar, en especial a Gregory Coupet (que luego se “reivindicaría” tapándole un penal a Cabaye), para colgarla de un ángulo e iniciar una loca carrera hacía la mitad de cancha para celebrar.

Festejo por la Copa de Francia

Fue hace poco, pero la vorágine mercantil del fútbol  se lleva todo puesto. Rudi García hoy en Roma al igual que Gervinho, Hazard en Chelsea, Cabaye en PSG, Debuchy en Newclastle, Chedjou en Galatarsay, Sow en Fenerbahce, Obraniak en Werder Bremen. La gran mayoría se fueron pero ese Lille quedará, para siempre, en la memoria.

About author

Roberto Fernández

Especialista en fútbol internacional, el fútbol francés lo sigo a fondo y cada día abro más mundo. Creador de @FT_Total

Related Articles