Arriesgar o no

Los aficionados franceses se están frotando las manos con Frank Ribéry. El atacante del Bayern lleva varias semanas arrastrando unas molestias en la espalda, que le han impedido entrenar con regularidad en los últimos días. Los médicos de la selección francesa ya le han realizado diversas pruebas que todavía no han certificado nada. La bomba en el seno de les Bleus ha llegado hace unas horas.

France Television, la televisión que tiene acceso a todas las informaciones de Francia, ha informado que Ribéry está muy cerca de perderse el Mundial de Brasil. No está superando con facilidad sus molestias en la espalda y la situación es desesperante para el propio jugador, que amena sus horas libres jugando al Call of Duty. Según France TV, si Ribéry falta a la cita, Rémy Cabella sería su sustituto. Se ha rumoreado también que Nasri podría entrar de manera hipotética, pero Deschamps, fiel a sus ideales, sólo quiere llevar a uno de los siete reservas que anunció en su día.

En el staff médico de Francia, todos tienen miedo a arriesgarse con él. Saben que este tipo de lesiones son muy duras si recaen, y más si cabe para un futbolista que físicamente ya no está para aguantar tantas molestias en un intervalo de tiempo corto. Bixente Lizarazu, cercano a la selección francesa, ha declarado lo siguiente ‘Estamos muy preocupados por la lesión de Ribéry porque no sabemos que es lo que le pasa realmente». Lizarazu además, declaró a France Football que es una lesión misteriosa que no han podido calificar. Al ser tan misterioso todo, nadie quiere dar oficial la noticia de Ribéry, ya que sería un varapalo durísimo para Francia. Ribéry es clave en transición ofensiva pero también, en defensa siempre ayuda al lateral de su banda para evitar el 2 contra 1.

Además, Ribéry ha calentado con sus compañeros en la previa del partido que enfrenta a Francia y Paraguay. Según nuestras informaciones, quiere probarse y ver si los dolores en su espalda no son tan graves como se preludia desde la prensa francesa. Una baja que en caso de confirmarse, provocaría la baja definitiva de Ribéry en un Mundial, pues ya anunció hace semanas que no volverá a vestirse de azul en una cita de tal calibre.