Marquinhos ha llegado a París

Si es cierto que llegó en el verano de 2013 procedente de la Roma por 32 millones de euros, el último trabajo de Leonardo como Director Deportivo, su temporada no es que fuese precisamente buena pero esta temporada esta a su mejor nivel, ni en la Roma llegó a tal nivel.

 

Su temporada pasada fue algo irregular tirando a mala, ¿Quién no recuerda el partido contra el ASSE en el Guivarch? Las lesiones de Silva y Alex hicieron que Marquinhos tuviese la temporada pasada bastante más protagonismo de lo que se esperaba, jugó 21 partidos y un total de 1655 minutos en Ligue 1. Su irregularidad fue la tónica de la temporada, mezclando grandes actuaciones como en Atenas contra Olympiakos o en el Pierre Mauroy contra el Lille con actuaciones pobres como contra Rennes en el Parc des Princes o contra el Guingamp en Roudourou. Su juventud y su aclimatación a una nueva ciudad, país e idioma pueden ser la razón principal de esta irregularidad, o incluso la falta de regularidad en el juego ya que la mayoría de sus partidos fueron al principio y al final de temporada. el caso es que Marquinhos no consiguió esa regularidad en el juego que si ha conseguido esta temporada.

 

Marquinhos el día de su presentación con el PSG
Marquinhos el día de su presentación con el PSG

Esta temporada comenzaba tumultuosa, se quedó fuera del Mundial de su país, y el Barça fue a por el sin contemplaciones durante todo el verano y sin tener el futuro claro. Tras Toulon, se reunió con Nasser y este le dijo que no lo venderían por nada del mundo. Comenzó la pretemporada a bajo nivel y se le veía desanimado, pero Luiz llegó tarde al equipo y tras la lesión de Thiago Silva se ha convertido en el jugador mas importante de la zaga. Su raza, su carácter, su calidad con el balón, sus tackles y su potencia a balón parado han hecho que se convierta en uno de los jugadores favoritos del Parc des Princes, ha cautivado al respetable parisino.

 

Tras cortar un casi seguro gol a Jordi Alba
Tras cortar un casi seguro gol a Jordi Alba

Su partido contra el Barça lo ha consagrado en el escalafón más alto del fútbol convirtiéndose en uno de los centrales de referencia no solo del PSG o de la Ligue 1 sino a nivel global. Dunga ya confía en él para la Canarinha, y a sus 20 años está claro que tiene mucho futuro por delante y así se lo hizo ver Nasser en verano diciéndole que es el futuro del PSG y renovándole su contrato con un aumento salarial considerable. Veremos que pasa cuando en un par de semanas vuelva Silva y que planes tiene Blanc para él pero lo que está claro es que Marquinhos ha llegado a París y ha llegado para quedarse.