Moura rozó ser Messi y Lavezzi rozó el fallo del año

En el clásico por excelencia del fútbol francés, más allá del resultado favorable para el PSG, pudimos asistir a dos jugadas que perfectamente podrían haber dado la vuelta al mundo en caso de producirse. Bueno, la de Lavezzi se produjo, y no tuvo una consecuencia negativa por el impacto del fallo del argentino.

El PSG ganó 2-0 al OM pero tuvo serias dificultades para abrir el marcador. No le faltaron oportunidades, ya que en el minuto 10 de partido, Lucas Moura se inventó un pase de genio para dejar sólo al argentino, que con suma facilidad regateó a Mandanda y con la portería vacía, remató fuera incomprensiblemente. Para colmo, dos días antes del clásico, la prensa bromeaba con Lavezzi por sus dificultades a la hora de finalizar la jugada. No fue la mejor noche del argentino, ni mucho menos.

VINE SOBRE EL FALLO DE LAVEZZI:

 http://https://mtc.cdn.vine.co/r/videos/20F0721F861052002826613903360_168d1284b67.4.8.13992018709711152112.mp4?versionId=G747uj6aV06ZVYUiht9X5ITzF59IVto9

Pocos minutos después del escandaloso error del Pocho, Lucas Moura volvió a ser protagonista en una jugada que podría estar desde ayer mismo nominada al Puskas del año que viene. El brasileño robó una pelota en su propio campo, a escasos metros del área, arrancó como más le gusta, en potencia, y en escasos segundos había driblado a cuatro defensas -Incluido los dos medio centros del rival- para plantarse ante Mandanda. Además de mostrar una brutal potencia, Moura supo como batir al portero francés. Ejecutó una vaselina casi imposible para batir a Mandanda. Cuando todo el Parque de los Príncipes ya cantaba el golazo de Moura, Fanni apareció de la nada para salvar en línea de gol lo que hubiera sido el gol más espectacular de la historia del PSG, y quizás de la Ligue 1.