Nuevo caso de racismo durante un encuentro de Ligue 1

El partido entre el Dijon y el Amiens tuvo que detenerse un par de minutos ayer por la noche. El futbolista Prince Gouano fue víctima de gritos racistas que imitaban a los monos por parte de algunos aficionados locales, y eso durante los últimos quince minutos del partido. Tras una consulta entre los árbitros, capitanes y entrenadores de ambos equipos, el encuentro se reanudó y pudo acabarse.

En teoría debía haber sido un partido sin incidente. Pero Gaston-Gerard finalmente fue el escenario de una escena que se repite cada vez más en algunos campos de fútbol, cuando en el último cuarto de hora, Prince Gouano fue objeto de gritos racistas. Afectado, el capitán del Amiens decidió dejar de jugar y el árbitro del encuentro, Karim Abed, decidió interrumpir el juego durante varios minutos.

Al principio, el jugador quiso abandonar el terreno de juego: «Se acabó, ya no jugamos, llamo a mis compañeros de equipo y entramos al vestuario«, dijo el capitán visitante. Pero finalmente no abandonó el césped y fue a hablar con los autores de estos insultos. Después de la consulta entre los capitanes, los entrenadores de los dos equipos y los árbitros, el juego finalmente se reanudó, unos minutos más tarde. «Hablamos juntos dejando las cosas claras, y si volvía a suceder, pararíamos el partido«, dijo el árbitro.

De hecho se tuvo que añadir siete minutos de tiempo extra. «Estamos en el siglo 21, lo que sucedió es inadmisible», comentó Gouano, en el micrófono de los compañeros de BeIN SPORTS. Quería marcar el golpe pidiendo que se acabase el encuentro. Hoy en día, todos somos iguales. Todos somos seres humanos, debemos amar uno a los otros, para mí es lo que quiero enseñar, no hecho la culpa anadie por eso, el error es humano, pero cuando he ido a ver a estos aficionados para aplaudirlos, espero que recuerden este gesto para que mañana envíe el mensaje correcto a sus hijos«. Su mensaje, de gran sabiduría, fue apoyado por Benjamin Jeannot, jugador del equipo local del Dijon: «Si uno oye gritos, es normal que quiera que no se reproduzcan. No es fácil tener que vivir eso, así que le apoyo completamente«. El club de Dijon identificó al autor, quien fue arrestado más tarde. Los hechos fueron denunciados también por la LFP, que reaccionó condenando estos actos y dejando un mensaje de apoyo al jugador.

Hace poco más de un año, el Comité Disciplinario había decidido interrumpir una investigación que había abierto después de gritos racistas a Mario Balotelli. El delantero jugaba entonces en el Niza y había denunciado estos comportamientos después de un partido de su equipo….ya en Dijon.

About author

Xavi Z.

Experto del fútbol de la Costa Azul

Related Articles

error: Content is protected !!