El juego del PSG y Neymar, principales problemas para Tuchel

Tuchel PSG

El PSG ha vencido con comodidad al Sydney FC en el último encuentro de preparación antes de arrancar la temporada. El próximo día 3 de agosto se verá las caras ante el Stade Rennais en el Trophée des Champions y Thomas Tuchel todavía tiene la duda del brasileño Neymar, al igual que del fútbol de su equipo.

«Si hubiera debutado Neymar hubiera sido un gran riesgo. Cuando hemos viajado a Macao, no tenía ningún entrenamiento colectivo en las piernas. Desde un punto de vista médico, hemos decidido que era un gran riesgo de hacerlo jugar. Por tanto, se ha quedado en Shenzhen, para mejorar su estado de forma. Contra el Sydney ha pasado lo mismo. Neymar ha sufrido numerosas lesiones, se ha perdido la Copa América. Neymar y Kimpembe se entrenarán el miércoles por la mañana a la primera hora con el equipo. No hay nada nuevo en relación a Neymar. Para mí, es nuestro jugador, nosotros le entrenamos. Es una cuestión entre el club y Neymar. Para mí, está en el vestuario, él se entrena, es todavía mi jugador. No hay nada de nuevo», comenta el técnico alemán.

¿Qué le ha faltado al PSG en este encuentro?

«Hemos ganado por tres goles de ventaja. No hemos tenido lesionados. El nivel ha sido el correcto en el primer tiempo. Nos ha faltado cambio de ritmo, de velocidad. Esto muestra que estamos bastante cansados por esta preparación. El segundo periodo ha sido muy intenso con los jóvenes, Jesé, Kurzawa… Hemos recuperado el balón muy arriba. Ha sido muy impresionante. Me gusta esta actitud. Ha sido un buen test. Ahora estamos listos. Es todo. No es una cuestión defensiva u ofensiva. Es una cuestión de esfuerzo colectivo que estamos dispuestos a realizar. Si estamos dispuestos a ello, a sobrepasar cualquier obstáculo, entonces estaremos listos. Quedan todavía muchas cosas a mejor de aquí al sábado: ritmo, organización. No espero un rendimiento a un alto nivel, si ocurre eso estaría muy sorprendido», dice Thomas Tuchel, que se ha mostrado bastante contento con la llegada de Gueye.