Ribéry no ha sido el único

La baja de Franck Ribéry, sin olvidar por supuesto la de Grenier y Mandanda,  nos hace echar la vista atrás y recordar a los grandes jugadores que recientemente se privaron de una gran cita internacional con Francia a causa de las malditas lesiones. Todos recordamos al gran Robert Pires, campeón del mundo en 1998, campeón de Europa en 2000 y campeón de la Copa Confederaciones en 2001 y 2003. Un jugador inigualable que cambió sin lugar a dudas la historia de la selección gala y del Arsenal.

Robert Pires con Francia.

Robert Pires con Francia.

En 2002, Pires estaba en la cumbre de su carrera deportiva. A sus 28 años, ya lo había ganado prácticamente todo, pero tenía más hambre. En esa temporada, tras conquistar la Premier League con el Arsenal y ser elegido el mejor jugador del año por los periodista ingleses, Robert cae lesionado gravemente en marzo ante el Newcastle en los cuartos de final de la FA CUP. Su rodilla tiene que ser operada y, por lo tanto dice adiós a la cita mundialista de Corea del Sur y Japón. Una baja muy sensible que hace que Francia se resienta notablemente de su ausencia, y caiga a las primeras de cambio sin lograr ni un punto, y menos siquiera un gol. Quizás un jugador que no ha podido brillar lo suficiente con el combinado galo ha sido Ludovic Giuly. Habiéndose perdido también el Mundial 2002 por la rotura de los ligamentos cruzados de su rodilla derecha, Giuly fue convocado con la selección francesa para conseguir la Copa Confederaciones de 2003.

Ludovic Giuly con Francia.

La temporada siguiente sería magnífica para “Ludo” quien llegó a liderar al mejor Monaco de la historia llevándolo a la final de la Champions. Sin embargo, en aquella final, no sólo caería ante el Porto de José Mourinho, sino que Giuly diría adiós a la Eurocopa de Portugal 2004. En un lance con Vitor Baia, el menudo jugador se lesiona el aductor, teniendo que abandonar el terreno de juego entre lágrimas ante la impotencia de ver como su equipo perdía y como la Eurocopa 2004 iba desapareciendo en el horizonte. Pero uno de los jugadores que más pena nos dio, fue sin lugar a dudas Djibril Cissé. Tras perderse la Eurocopa 2004 por una suspensión de tres partidos, Cissé llegaba en gran forma a la Copa del Mundo de Alemania 2006. Logró levantar la Champions League con el Liverpool, haciendo una extraordinaria participación goleadora. Además fue el máximo goleador de la selección “Bleu” durante la fase de clasificación para la cita mundialista con cuatro tantos. Sin embargo, en la víspera de emprender el viaje a Alemania, un partido amistoso se interpuso en el camino de Cissé. En Saint-Etienne ante la selección de China, Djibril Cissé se fracturaría la tibia y el peroné. El rostro de Cissé lo dice todo. Adios Mundial. https://www.youtube.com/watch?v=izavkvK8kYM En algunos momentos estas bajas importantes espolean a los jugadores a rendir homenaje a los que no están, pero otras causan tanta convulsión que el equipo no sabe sobreponerse a la adversidad. ¿Qué le pasará a Francia sin Ribéry?

Tagged with:

About author

Jaime Bonnail

Soy periodista o al menos se intenta. Mi ADN es francés por culpa de mi tatarabuelo, dos años en París en la adolescencia me hicieron amar este fútbol tras ver jugar a Rigobert Song en el Lens. Estoy más perdido que un canario en la Beaujoire.

Related Articles