ASSE-EVECT-ruffier-equipe-de-france-1004065476
Ficha

Nombre: Stéphane Ruffier

Fecha de nacimiento: 27 de septiembre de 1986

Lugar de nacimiento: Bayonne (Pyrénées Atlantiques, Aquitaine)

Club actual:  AS Saint-Étienne

Veces internacional: 2

Posición habitual: Portero

Partidos jugados (13/14): 43

Goles recibidos (13/14): 41

Asistencias (13/14): 0

Tarjetas (13/14): 2 amarillas, ninguna roja

¿Cómo juega Stéphane Ruffier?

Lo primero que podríamos decir del vascofrancés es que es un dueño de área. Su mando y su interactuación con la defensa le ayuda en gran parte de su trabajo. Tiene un gran poderío en el salto, unido a sus agallas que le permiten interceptar balones colgados pos los extremos rivales. En el apartado meramente técnico, Ruffier es uno de los guardametas más completos del panorama galo. Cuenta con unos excepcionales reflejos, una brutal estirada lateral y un envidiable uno contra uno. Muy seguro en el blocaje de balones, aunque alguna vez en su carrera, un balón suelto le ha costado un gol en contra. Otro de sus puntos fuertes es que nunca da un balón por perdido. Ya pudo haberse vencido tras un amago del delantero para tirarle una vaselina, que saca una mano prodigiosa en el último momento para evitar el gol. Es extraordinariamente decidido y seguro en las salidas. No es un guardameta al que se le recuerden grandes errores, si no más bien al contrario, muy eficaz en su trabajo, profesional y con alguna parada arácnida digna del mejor vídeo de palomitas. En sus comienzos en el deporte, fue jugador de pelota vasca, y al iniciarse en fútbol delantero, hasta los nueve años, cuando por falta de porteros se puso él bajo palos, y desde ahí a la actualidad. De no haberse colocado en la portería ese día, no seríamos conscientes del pedazo portero que nos estaríamos perdiendo.

Resumen de su temporada

Como era de esperar, Ruffier fue el titular indiscutible del equipo de Loire, jugando íntegramente 43 de los 44 partidos de su escuadra. Tan sólo se perdió la derrota en Cannes en Copa. Sus actuaciones del año se reparten en las 38 jornadas de Ligue 1, dos partidos de ronda previa de UEL frente al Milsami Orhei moldavo (global de 6-0), otros tantos de primera ronda de la misma UEL contra el Esbjerg danés (les verts serían eliminados por un agregado de 5-3, perdiendo 0-1 en Francia y 4-3 en Dinamarca), y por último, la dura eliminación en octavos de final de Coupe de Ligue con el tiempo de prórroga prácticamente cumplido, frente al a la postre campeón de la competición PSG.

En individualidades, sus números fueron muy muy destacables. 34 goles encajados (cuarto portero menos goleado) sólo superado por Enyeama, Sirigu y Subasic, y 16 de 38 partidos imbatido (tres más que el croata del Mónaco). Sus estelares actuaciones en numerosos partidos fueron claves en la estupenda posición liguera del Saint-Étienne (cuarto, sólo por detrás de los dos multimillonarios PSG y Mónaco, y del eficiente Lille).

Sin embargo, para encontrar el partido donde más goles encajó esta temporada, debemos viajar a tierras danesas. La derrota por 4-3 contra el Esbjerg en un partido donde el ASSE se adelantó incluso por tres veces, fue uno de los enfrentamientos más flojos a nivel personal de Ruff, ya que, a parte de recibir un póker, falló en uno de los goles (quizá debido a una falta del atacante danés), algo a lo que no nos tiene acostumbrados. Por lo demás, temporada sublime del arquero, que probablemente abandone el conjunto de Rhone-Alpes este mercado, ya que le resta un año de contrato y no ha dado indicios de tener intención de renovar.

¿Qué aporta Ruffier a la selección?

En principio no iba a ser convocado. Deschamps prefirió optar por Mandanda, Lloris y Landreau, pero una inoportuna lesión del cancerbero el OM en la última jornada, le abrieron las puertas de Clairefontaine. Tras esto, el seleccionador confirmó que cuenta con Ruffier como segundo guardameta, lo que dejó entrever que la convocatoria de Landreau ha sido más por darle el colofón a su carrera (que finalizará tras la Copa del Mundo) que por méritos estrictamente futbolísticos (Landreau ha hecho una buena temporada sí, pero en mi opinión hubo porteros con mejores actuaciones).

Aunque a priori no será titular, pienso que Ruffier es un guardameta completamente de garantías para la Selección. A la par de Lloris en bastantes aspectos del juego, la irregularidad del arquero del Tottenham podría ser una baza para la titularidad de Stéphane. Además, su pasado como punta hace que su juego de pies sea bastante mejor que el de Hugo, ya que, aunque ha mejorado, sigue siendo su punto más débil. Resumiendo, que en una comparativa Lloris-Ruffier, la regularidad y la calidad con el balón al piso de Stéphane harían que, de ser seleccionador, me decantase por el guardarredes del Saint-Étienne como titular en el próximo Mundial de Brasil.