¿Tiene Kurzawa el nivel suficiente para jugar en el Barcelona?

Kurzawa

Paris Saint-Germain's French defender Layvin Kurzawa celebrates after scoring a goal during the French L1 football match between Paris Saint-Germain (PSG) and Montpellier Herault SC at the Parc des Princes stadium in Paris, on February 1, 2020. (Photo by FRANCK FIFE / AFP) (Photo by FRANCK FIFE/AFP via Getty Images)

Layvin Kurzawa estuvo a punto de abandonar el Paris Saint-Germain el pasado invierno para jugar en la Juventus de Turín. El equipo parisino quería que el lateral fuese intercambiado por Mattia De Sciglio pero finalmente no se produjo este traspaso, por lo que el futbolista siguió contando para Thomas Tuchel. De hecho, participó en los dos partidos de la eliminatoria de la Liga de Campeones ante el Borussia Dortmund, siendo titular en uno de ellos.

El ex del Mónaco finaliza contrato el próximo mes de junio, y en la capital francesa no parece que vayan a renovarlo tras cinco temporadas en las que nunca ha sido capaz de asentarse en el once titular. Ya varios equipos han preguntado por él, entre los que se encuentran el Arsenal y el Inter de Milán, además del Barcelona.

Según las informaciones de Sport, el conjunto catalán le quiere para darle el relevo a Junior Firpo, y para ser el recambio de Jordi Alba. Sin embargo, el rendimiento de Kurzawa ha sido muy irregular en estos últimos años como para dar el salto a un equipo de las condiciones del Barcelona, donde la exigencia y la presión están muy por encima de lo pedido en el Paris Saint-Germain.

El lateral izquierdo tiene unas enormes lagunas defensivas, que sin duda más de un disgusto le han dado al Paris Saint-Germain. Maxwell ha estado por encima de él, Yuri Berchiche también, y actualmente Juan Bernat le está ganando la batalla en el PSG. A nivel de colocación, el canterano del Mónaco deja mucho que desear, y le ganan con facilidad la espalda. Por otra parte, ofensivamente, es donde demuestra su calidad, a pesar de que algunas veces sus decisiones a la hora de distribuir el juego no son las acertadas.

En definitiva, Kurzawa deberá cambiar su mentalidad si quiere estar en un equipo tan exigente como el Barcelona.