Hace dos días, el AS Mónaco hacía oficial las renovaciones de Éric Abidal y Ricardo Carvalho hasta 2015. Ambos centrales habían aportado la temporada pasada una experiencia necesaria para un equipo recién ascendido, que, buscando recuperar su gloria, gastó un pastizal en diversos jugadores. Abidal y Carvalho formaron una excelente pareja en las primeras jornadas de liga, que después se desinflaría con el paso de la temporada. El físico y la lentitud de ambos jugadores ha sido un verdadero hándicap para el conjunto de Claudio Ranieri.

Dos días después de la renovación de Abidal, aparece una verdadera sorpresa en el fútbol francés. Éric se marcha cedido al Olympiacos una temporada y ya, para cuando vuelva al principado, habrá finalizado su contrato. Hay diversos rumores que apuntan a que el veterano jugador de 34 años ha forzado su salida tras el Mónaco rechazar a Valdés, cuando es Valdés quien no ha superado las pruebas del reconocimiento médico. Otros aseguran que Jardim le comunicó que iba a tener poco protagonismo en sus planes, quien ya busca un central para complementar al fichado Abdennour, central zurdo y muy superior actualmente a Abidal en dicha demarcación.

Abidal tuvo un inicio de temporada fulgurante. Su tumor reciente ya estaba olvidado, y como también lo estaba lo mal que había salido del Barcelona, sin tan siquiera intentar darle un homenaje de despedida. Con Carvalho a un gran nivel y él guardando la espalda para ir al cruce, se ganó convocatorias con la selección francesa, con la que también rindió a la perfección. Todo iba bien para él hasta que su físico comenzó a decaer, y llegaron los problemas para el club monegasco. El principal problema del Mónaco se encontraba en la defensa de sus centrales. Y, al tener a dos inexpertos como Isimat-Mirin y Borja López -Posteriormente cedido al Rayo- en defensa, era difícil arriesgar con ellos. Por eso fichó a Abdennour el club, para intentar tener a un futbolista que con balón diera soluciones y transiciones rápidas, y, que a su espalda fuera un pulmón insaciable. Abdennour llegó lesionado y tan sólo disputó seis partidos, pero su importancia esta temporada en el Mónaco ascenderá a raudales. Es un central joven y con un físico privilegiado, muy superior al de Abidal.

Abidal terminó la temporada lastrado físicamente, lo que le impidió de ir al Mundial de Brasil con el que soñaba con cerrar su prestigiosa carrera internacional. Se retiró de la selección y se centró en su familia y en el Mónaco, con el que renovaría hace dos días, para después de manera inaudita irse a Grecia, una liga más acorde a su físico y a su estilo de juego. ¿El Mónaco se habrá dado cuenta que para pelear la Ligue 1 contra Thiago Silva-David Luiz tiene que fichar a defensas más hechos que Abidal? ¿Habrá abandonado Abidal el Mónaco tras consumarse el no fichaje de Valdés por el club del principado?