Adrien Rabiot y el Real Madrid, ¿una historia sin sentido?

Adrien Rabiot va a seguir su camino profesional lejos de París la próxima temporada. El canterano parisino sigue apartado por su club al negarse a renovar su contrato. Si bien, no solo eso le ha llevado a esta situación. Su inadecuado comportamiento tras salir de fiesta después de la eliminación del Paris Saint-Germain ante el Manchester United en Liga de Campeones, le ha llevado a que su equipo también le haya sancionado económicamente. 

No obstante, se habla mucho de dónde recalará el centrocampista en este mercado estival. Si primero fue el Barcelona, ahora ha entrado en liza el Real Madrid. Al menos eso indican las informaciones procedentes de Francia, aunque, si bien, otras manifiestan lo contrario. Es muy lógico, que a día de hoy, el conjunto merengue sea foco de todas las especulaciones acerca de quién será el fichaje estrella de Zinedine Zidane. Unos apuntan a Paul Pogba, otros a Eden Hazard, también aparece Kylian Mbappé, y por supuesto, Neymar.

Evidentemente, Adrien Rabiot no está catalogado como estrella. Un futbolista que lleva mucho tiempo sin jugar, concretamente desde el 11 de diciembre ante el Estrella Roja en Belgrado, no debería ser visto como una alternativa seria a tapar los agujeros del club blanco. A sus 24 años, cumplidos este pasado 3 de abril, debía estar dirigiendo el centro del campo del conjunto parisino o de cualquier otro equipo de un nivel similar. No tiene ritmo competitivo, pero calidad le sobra. Ahora bien, la exigencia del Real Madrid la temporada que viene será enorme. Zidane quiere a todo su equipo listo desde el minuto uno para darlo todo sobre el terreno de juego.

A nivel económico puede ser una ganga. Gasto cero en su traspaso. Zizou podría intentar recuperarle y formar un centro del campo francés, con Pogba a la cabeza. Olvidarse de Toni Kroos, y de Luka Modric, y dejar paso a la juventud gala. Seguro que no le faltan ganas al que no es de extrañar que algún día será seleccionador de Francia. Ahora bien, la realidad es bien distinta. A este paso, Adrien Rabiot, puede acabar como un Yoann Gourcuff o un Clément Grenier, jóvenes sobradamente preparados, pero que en su carrera encontraron un obstáculo, sea en forma de lesiones, o en este caso, de más ambiciones.

Rabiot siempre ha sido un jugador incomprendido. Ha sido el multiusos del centro del campo parisino cuando Thiago Motta no estaba. No quería jugar de mediocentro defensivo, pero estaba en el mejor equipo de Francia. Quizás está fue la gota que colmó el vaso. No ser ubicado donde podía dar su mejor nivel. De esta forma, el futbolista se agota mentalmente.

En conclusión, mucho tienen que cambiar las cosas para que Adrien Rabiot fiche por el Real Madrid. En el fútbol todo es posible, pero en este caso el conjunto blanco no va a trabajar con prisa. A estas alturas de abril, Zidane tiene tiempo para relajarse y pensar qué hacer con sus actuales jugadores y a quién fichar para apuntalar el maltrecho equipo. Si Rabiot es un rumor, lo podría ser también Verratti…