El día que Ben Arfa pudo perder la pierna

Le Parisien cuenta hoy una historia poco conocida sobre la vida de Hatem Ben Arfa. El 3 de octubre de 2010, el jugador fue víctima de la doble fractura de tibia y peroné, pero lo que muy poca gente sabe es que estuvo a punto de perder la pierna.

Una entrada del holandés Nigel de Jong en un Manchester City-Newcastle, donde el jugador estaba cedido por el OM, hizo que el internacional galo tuviese que abandonar en camilla el partido. Ben Arfa fue trasladado en ambulancia al hospital acompañado de su agente Michel Ouazine quien decide contactar rápidamente con el doctor Eric Rolland, director médico del PSG y afamado cirujano que había operado entre otros con éxito a Ronaldo Nazario da Lima, tras una rotura del ligamento del tendón rotuliano.

La operación de Ben Arfa se desarrolla con éxito en un hospital de Newcastle, pero rápidamente vendrían los problemas. Su pierna se infectó con la bacteria del estafilococo y corría el riesgo de amputación. Rolland decide trasladar a Ben Arfa al hospital Pitié-Salpêtrière en París, allí se le realiza una complicada operación pero que sale satisfactoriamente. Ben Arfa continúa su recuperación en Clairefontaine y seis meses después vuelve a pisar un terreno de juego. El doctor Eric Rolland le salvó su vida futbolística…