Francia recibe a Albania en la Route

La selección de Francia, ya clasificada por ser la anfitriona de la próxima Eurocopa, sigue su preparación para afrontar el que será ‘su’ torneo. Esta vez, los galos se enfrentan esta noche (20:45) a Albania en un amistoso aprovechando los días FIFA para llegar a punto e ir cogiendo color de cara a la cita europea en año y medio.

Si algo destaca de la semana previa al amistoso en la concentración francesa es la atención que atrae el defensa del Real Madrid, Raphaël Varane, considerado a sus 21 años un pilar del equipo. «Tengo los pies en el suelo», aseguró el jugador hace unos días, que sorprende por una madurez poco común en un chico joven de su edad. Varane se ha instalado en «Les Bleus» como el representante de la nueva generación que llega, de los Paul Pogba o Antoine Griezmann, llamados a defender los colores de la selección gala en los próximos años.

Será en encuentros como el de hoy, contra un rival teóricamente inferior, que no ha marcado más que un gol en los cuatro primeros duelos de la fase de clasificación, donde se verá el auténtico valor de estas nuevas promesas. El seleccionador galo, Didier Deschamps, tiene un bloque ya decidido, y esta serie de amistosos servirá para pulirlo. Si Varane parece ya tener el puesto asegurado, otros, como el propio Griezmann, todavía no han acabado de ganarse un puesto en el once titular. Y eso que Deschamps tiene bajas en el ataque, pero todo apunta a que apostará por el delantero lyonnais Alexandre Lacazette como pareja del madridista Karim Benzema. En defensa, otro de los sectores donde la cita de Albania -sumada en cuatro días ante la Suecia de Ibrahimovic- se presenta con bajas y todo apunta que será Yanga-Mbiwa quien acompañe a Varane.

Albania, por su parte, regresa a la competición tras el accidentado duelo contra Serbia, suspendido por el árbitro por los incidentes provocados después de que un avión no tripulado con una bandera de la Gran Albania. El incidente, que tuvo unas enormes repercusiones políticas, no ocultó la debilidad deportiva de la selección albanesa, una de las más flojas del grupo en la fase de clasificación.