¿Se imaginan ahora mismo en España, que un equipo de tercera división reúne a dos jugadores internacionales, con más de 300 partidos en la Liga BBVA, y con más de 10 títulos en su haber? Lógicamente, esto es impensable con únicamente un sólo jugador. En Francia, el equipo de Ludovic Giuly, el MDA Chasselay, que actualmente milita en cuarta división, está cerca de fichar a Sidney Govou, esa leyenda del Lyon a principios de siglo, presente en las 7 ligas consecutivas de la escuadra de Rodano y que actualmente, a sus 35 años, se encuentra entrenando precisamente con el Lyon pero con un contrato amatéur, por lo que esto significa que no puede disputar partidos con el equipo profesional.

Giuly

Giuly actualmente tiene 38 años y vive un momento álgido antes de su retirada. El ex del Mónaco clasificó a su equipo a cuartos de final de la Copa de Francia tras vencer al Istres de Ligue 2 con un gol suyo. Y para añadir más morbo, se enfrentará al AS Mónaco en dicha ronda de la Coupe de France, equipo con el que llegó a la final en 2004 y que no pudo ganar ante el Chelsea de Mourinho. Después, se erigió como triunfador del Barcelona campeón de la Champions en 2006, y volvió a Francia, donde ganó la Copa de Francia con el PSG en 2010. Giuly disputó su último año en Ligue 1 en 2013, retirándose en el Lorient y volviendo a otro club de Rodano, el MDA Chasselay, club con el que comenzó a dar sus primeros coletazos en el fútbol. Al estar a sólo 30 kilómetros de Lyon, a Giuly se le considera canterano del Lyon, ya que con 17 años abandonó Chasselay para jugar en el Lyon hasta 1998.

Dos años después de la marcha de Giuly, Govou se emergería como una de las mayores apariciones de la cantera del Lyon en la última década, antes de las explosiones de Malouda, Abidal o Benzema, entre otros. Govou ganó 15 títulos en total con el Lyon, además de la Copa Confederaciones de 2003 con la selección francesa. En 2010, su decadencia comenzó a producirse tras dejar el Lyon y fichar por el Panathinaikos, donde las lesiones pudieron con él. Volvió a Francia para intentar recuperar su nivel en el Évian, pero otra vez, su débil talón de Aquiles que tanto daño le ha hecho en los últimos años, estuvo muy cerca de acabar con él. Pensó en retirarse pero el Lyon le ofreció volver a entrenar con el equipo de CFA, para que volviese a sentir futbolista. Govou llegó a Rodano con la esperanza de disputar alguna vez minutos con el primer equipo, pero lo único que se ha encontrado han sido minutos en cuarta división, con el equipo de reservas. La idea de desplazarse 35 kilómetros para jugar junto a Giuly le seduce bastante, además que él ya dijo que si no tiene minutos en algún equipo podría pensar en retirarse. El problema es que Govou pide un dinero por encima de lo que tiene un club tan modesto como es el Chasselay. Es el único condicionante, pues Govou ya ha dado el sí al equipo donde puede juntarse con una leyenda del fútbol francés como también es él. Su principal objetivo será el de salvar al MDA de posiciones de descenso, y después, soñar en la Copa, donde juegan ante el Mónaco el 22 de Enero.

error: Content is protected !!