Lucas Digne, un Jordi Alba para el banquillo del Barça

Lucas Digne ha sido el segundo fichaje galo del Barcelona tras Umtiti. Otro zaguero que responde al perfil de incorporaciones que está haciendo la entidad culé este verano: juventud y proyección combinadas con buenas maneras para entrar en la rotación a corto plazo. Digne llega para llenar el hueco que dejará Adriano, declarado transferible.

Los 16 millones más variables que han pagado los catalanes por él parecen razonables viendo las cifras que se están manejando en este mercado veraniego, aunque eso solo podremos saberlo tras ver cómo se adapta el lateral al juego azulgrana. A priori, su perfil encaja a la perfección con el estilo de los catalanes y puede hacer que las ausencias de Jordi Alba se noten menos que en esta última campaña.

De hecho es un jugador muy parecido al de Hospitalet. Un lateral ofensivo, veloz, con llegada y buena zurda. La temporada anterior destacó en la Roma, si bien en el PSG apenas tuvo protagonismo, lo que hace a algunos dudar de su capacidad para rendir en un grande. Al igual que con Umtiti, la paciencia que tengan tanto él como el club será clave para determinar si puede hacer trayectoria en el Barcelona.

Su punto débil se encuentra en el aspecto defensivo, como viene siendo habitual  en los laterales que llegan al Camp Nou. Es flojo en el uno contra uno, a veces mide mal los tiempos en las entradas tendiendo a precipitarse y duda demasiado entre replegar o presionar cuando el equipo pierde la posesión. No obstante, todas estas deficiencias pueden ser fruto de su corta edad y pueden pulirse con trabajo.

Habrá que ver cómo acepta su rol de suplente, aunque no hay signos que indiquen que vaya a ser un problema, al menos, en su primera temporada. Si logra adaptarse y mejora un poco en el aspecto defensivo puede ser un buen activo en el futuro azulgrana.