Maignan justifica su reacción tras sufrir gritos racistas en Údine

Maignan

UDINE, ITALY - JANUARY 20: Mike Maignan of AC Milan acknowledges the fans after the Serie A TIM match between Udinese Calcio and AC Milan at Dacia Arena on January 20, 2024 in Udine, Italy. (Photo by Alessandro Sabattini/Getty Images)

Víctima de gritos racistas en la victoria del AC Milan en el campo del Udinese este sábado en la Serie A, Mike Maignan realizó un gesto que quedará en la historia del fútbol italiano. El guardameta galo abandonó el terreno de juego en señal de protesta contra estos gestos.

«Lo que pasó fue que cuando recibí el primer balón del partido, escuché sonido de monos gritando, pero no dije nada. Después volvió a pasar y ya se lo dije a nuestros entrenadores y luego al cuarto árbitro. Le dije que no podíamos. No jugábamos en estas condiciones. Son gente ignorante… Te pueden abuchear o pitarte cuando no estás en casa, es normal, pero lo que pasó hoy no tiene cabida en el fútbol. Entonces tomamos la decisión de volver al campo y dar la mejor respuesta ganando este partido. Es una gran victoria, importante para el resto de nuestro campeonato», indicó el guardameta francés a los medios del club lombardo.

No obstante, Maignan ha querido seguir manifestando su enfado con lo ocurrido: «No fue el jugador el que fue atacado. Es el hombre. Es el padre de la familia. Esta no es la primera vez que me pasa esto. Y no soy la primera a la que le pasa esto. Hicimos comunicados de prensa, campañas publicitarias, protocolos y nada ha cambiado. Hoy, todo un sistema debe asumir sus responsabilidades. Los autores de estos actos, porque es fácil actuar en grupo, en el anonimato de una grada. Los espectadores que estaban en la tribuna, que vieron todo, que oyeron todo pero que optaron por permanecer en silencio, sois cómplices. El club Udinese, que sólo habló de una interrupción del partido, como si nada hubiera pasado, es cómplice. Las autoridades y el fiscal, con todo lo que está pasando, si no hacen nada, también serán complices».

«Ya os lo he dicho y si vale la pena repetirlo: no soy una víctima. Y quiero dar las gracias a mi club AC Milan, a mis compañeros, al árbitro, a los jugadores del Udinese y a todos los que me enviaron mensajes, los que me llamaron, los que me apoyaron en privado y en público. No puedo responder a todos pero los veo y estamos juntos. Es una lucha difícil, que requerirá tiempo y coraje. Pero es una pelea que ganaremos”, concluye el guardameta galo.​

Maignan, arropado por sus compañeros

Por su parte, el internacional francés ha tenido el apoyo de numerosos compañeros de profesión, entre los que han destacado Kylian Mbappé y Antoine Griezmann, que no han dudado en manifestarse a través de sus redes sociales.

«Estás muy lejos de estar solo, Mike. Estamos todos contigo. Siempre los mismos problemas y todavía no hay solución. ¡Ya basta! No al racismo», escribió el delantero del Paris Saint-Germain en las redes sociales tras la victoria de su equipo contra Orleans (4-1) en la Copa de Francia. «¡Estamos juntos Mike! ¡¡¡NO al RACISMO!!!!”, lanzaba el delantero del Atlético de Madrid en Twitter.